Sarab

informació obra



Intèrprets:
Elena Fortuny
Autor:
Albert Tola, Jeahyun Nho
Dramatúrgia:
Andrea Segura
Direcció:
Andrea Segura
Escenografia:
Sebastià Brosa
Vestuari:
Agatha Cape
Il·luminació:
Maria Domènech
So:
Raquel Tomàs, Jordi Pascual
Companyia:
I moment
Sinopsi:

Tres dones per a un mateix nom, tres generacions, tres històries que són part d’una mateixa narrativa. El fil conductor és l'espera de l'altre i la fugida del jo en una recerca constant de l’esdevenir. Barcelona, ​​Buenos Aires i Tànger es barregen en un únic espai i es tornen refugis on només la llum i les ombres podran dibuixar les ressonàncies d’un present únic. De la culpa al plaer, de la modernitat a la postmodernitat, la repetició que ens ofereix Sarab ens parla dels miratges, d'aquelles certeses que creiem pròpies i que, en realitat, no només s’emmarquen en el nostre context històric, polític i social sinó al centre mateix de la nostra genealogia. Marcs que ens conformen i configuren i que, encara que de vegades es tornin invisibles a causa de la fascinació de l'autorelat, tot impossibilitant els vincles més essencials, no desapareixen; ens travessen fins que la violència del present ens obliga a contemplar-los i a fer-los nostres des del mateix centre, a assumir la història amb totes les seves conseqüències, a assumir-nos més enllà del jo.

Crítica: Sarab

24/09/2018

Delicioso espejismo

per Elisa Díez

(...)

Sarab nos presenta tres mujeres de la misma familia que comparten no sólo parentesco (abuela, madre e hija) sino también nombre y lo que esto significa, como si con el nombre viniera marcado una especie de DNI que las hace fugitivas no sólo de ellas mismas sino también de todo lo que tiene a su alrededor (personal, animal o cosa).

Argentina, la tierra madre de la abuela, aquella de la que partió cuchillos en mano, para abrirse sitio en Barcelona, montando también su carnicería, y como buena carnicera deja un legado de despieces a su hija, falta del cariño y de las atenciones de su progenitora, que calca casi al milímetro con su hija.

(...)

La dirección de Andrea Segura sabe cuidar los detalles. En un montaje donde los silencios y los movimientos importan tanto o más que el texto, ese cuidado marca la diferencia en que te sumerjas en la historia o que te pase por encima. Contar con tres actrices tan entregadas como Elena FortunyIsabelle Bres y Laia Alberch hace que todos los elementos acaben por encajar. Ni una fisura, sus interpretaciones se complementan de una manera mágica, es una maravilla verlas interpretar.

Albert Tola, fiel a su estilo, quien haya visto otros textos del autor puede ver rasgos similares en cada uno de ellos, juega con la realidad y la imaginación, con las acciones, los sentimientos y los anhelos de las protagonistasSarab es un texto descriptivo y tendente al monólogo, con algunos momentos donde parece romperse el soliloquio pero que es otro espejismo más. Hay un punto donde la dramaturgia te atrapa, te da la mano y no te la suelta hasta el final.