Dos pits i una poma

informació obra



Músics:
Manuel Ruiz/ Lluís Avendaño
Dramatúrgia:
Oriol Genís
Direcció:
Oriol Genís
Assesor de moviment:
Roberto G. Alonso
Vestuari:
Leo Quintana, Marc Udina
Il·luminació:
David Bofarull
Ajudant de direcció:
Clara Manyós
Autor:
Producció:
La Bacanal
Sinopsi:

Els compositors d’òpera ens han subjugat sovint amb personatges de dones mortíferes i fatals que trenquen les convencions. Nosaltres hem volgut posar l’accent en el que també tenen d’antihe-roïnes contrastant les seves actituds vitals amb les visions de poetesses com Montserrat Roig, Maria Mercè Marçal, Montserrat Abelló.
Tot per dibuixar un retrat de la figura femenina a través de la literatura i la música.

Dos pits i una poma és un recital d’òpera que combina la música amb textos d’autores que ens conviden a una reflexió sobre la situació de la dona a la societat des de diversos punts de vista. Per una banda tenim els grans autors d’ òpera, Verdi, Puccini, Cilea, Mozart i Wagner que ens han deixat la seva visió dels personatges femenins que han creat i que han passat a la historia del gran repertori operístic, i per altra un seguit de textos sobre l’emancipació de la dona escrits per Valerie Solanas, Maria Aurèlia Campmany,  juntament amb poemes de Maria Mercè Marçal i Montserrat Abelló, que ens ofereixen una visió que contrasta amb aquells retrats de les heroïnes operístiques passats pel sedàs de la visió patriarcal d’aquests compositors.

I tot això per què? Doncs per oferir un recital en el que la música ocupi un lloc destacat i ens transporti a alçàries de bellesa, sense renunciar a les ganes de provocar una reflexió sobre el paper de la dona partint d’una imatge convencional: la que es guanya la vida netejant i la que viu reclosa a casa seva.

Crítica: Dos pits i una poma

02/05/2018

Un retrato femenino desde la voz

per Enid Negrete

Mujeres que cantan, mujeres que comen manzanas, mujeres que limpian, que se llenan de sangre, que actúan, que someten a su pianista y que echan a su director del escenario.  Mujeres que acosan a los espectadores, que componen música, mujeres en todas las facetas que la liberación femenina son las protagonistas de esta obra que recuerda mucho las consignas de las marchas feministas. 

Haciendo un paseo por personajes muy conocidos de la lírica como Mussetta, Adriana, Gioconda, Lady Macbeth o Isolda, la soprano Núria Dardinyàse, con una hermosa voz de soprano lírico-spinto,  con una enorme potencia y expresividad, se atreve también con el repertorio masculino más famoso, como el Fígaro de Rossini. Una presencia escénica tan poderosa como su voz y un cuidadoso descuido de su imagen, crean un personaje entrañable y divertido.

Por su parte la actriz Clara Manyós le da voz a un mundo de ideas que parecen emerger del interior del inconsciente colectivo actual. Su trabajo es muy interesante y, al igual que su compañera de escena, tiene una presencia escénica muy fuerte y definitiva.

Pocos papeles tan sufridos y sufridores como el del pianista, excelentemente interpretado por Manuel Ruiz, quien se convierte esta vez en el ser sometido a la dictadura femenina, a quien le hacen todo tipo de maldades mientras toca y a quien no le permiten recibir aplausos más que a escondidas. 

Un espectáculo que hace una divertida crítica al machismo pero que también deja ver los excesos de una sociedad desequilibrada. Lleno de símbolos y guiños al espectador. Una opción muy interesante, bella estéticamente y muy divertida de entender el mundo desde el punto de vista de la mujer, que en tantos países es un ciudadano de segunda, en tantos lugares el centro de la violencia, la desiguialdad y el deprecio.