Hamlet. versió concert

informació obra



Intèrprets:
Nicolas Testé, Celso Albelo, Ivo Stanchev, Albert Casals, Enric Martínez-Castignani, Rubén Amoretti, Carlos Daza, Josep Fadó, Eve-Maud Hubeaux, Diana Damrau, Maria Bauçà
Músics:
Orquestra Simfònica del Liceu, Cor del Liceu
Direcció Musical:
Conxita Garcia (cor)
Ajudant de direcció:
Josep Gil
Companyia:
Iguana Teatre
Sinopsi:

La fascinació per William Shakespeare va esclatar, al segle XIX, amb nombroses adaptacions de les seves obres teatrals. Hamlet, centrada en la tragèdia del príncep de Dinamarca, va ser una de les més adaptades al llenguatge operístic. Ambroise Thomas, representant excel·lent del drama líric francès, va fer una versió de l’obra original molt particular i celebrada, amb un final semifeliç. A mig camí entre la grand opéra i el bel canto romàntic, Thomas va llegar amb aquesta obra una partitura rica en matisos i en desplegament dramàtic, i amb una ària de follia per a Ofelia inclosa. El baríton Carlos Álvarez i la soprano Diana Damrau encapçalen un repartiment de somni.

Crítica: Hamlet. versió concert

20/03/2019

El Hamlet francés

per Enid Negrete

La escuela francesa de ópera no ha sido valorada en toda su justa medida. Esta obra, Hamlet (1868) de Ambrois Thomas (1811-1896) es un ejemplo de ello. Se trata de una partitura de muy alta calidad, considerada dentro de la grand ópera francesa con hermosas frases perfectamente construidas para la voz y con un carácter completamente romántico, lo que le valió en su estreno ser considerada como la ópera francesa más importante de su tiempo. Su libreto elaborado por Michel Carré (1821-1872) y Jules Barbier (1825-1901), sigue con bastante fidelidad la tragedia shakespereana, hasta llegar al final, donde, a diferencia de la versión teatral, el único muerto es Claudio y Hamlet se corona rey.  

Hace casi 15 años habíamos disfrutado de una versión escénica inolvidable, que nos trajo unos de los momentos históricos en el Liceo: la extraordinaria interpretación de Natalie Dessay del aria de la locura de Ofelia. 

En esta ocasión Diana Damrau y Carlos Álvarez encabezaban un elenco no muy homogéneo. Carlos Álvarez hizo un muy correcto Hamlet, respetuoso de la partitura y el estilo, aunque a veces su voz estuvo cubierta por la orquesta. El caso de Diana Damrau realmente es una pena, es una excelente intérprete, con una línea de canto hermosa pero ahora  presenta muy serios problemas en los agudos, de hecho dio muy pocos y la mayor parte de ellos muy mal colocados. Fue muy triste que el último sonido que dejó en el teatro fuera un muy mal resuelto pianísimo, sumamente desagradable. Los que la hemos oído en plenas facultades realmente sentimos que esta o no fuera su noche o ya no fuera su repertorio.

Por su parte Eve-Maud Hubeaux sorprendió con una hermosa y sonora voz, un fraseo excelente y una muy buena interpretación de la Reina Gertrudis. Celso Albelo no tenía un papel para lucir su voz, pero cumplió con él de muy buen modo y fuera de Nicolas Testé (que no se entiende por qué canta Claudio), todos los demás integrantes del elenco cumplieron con sus papeles de manera bastante grata. Daniel Oren hizo una interpretación musical de la obra muy detallista, sin olvidar la parte pasional de la partitura y nos hizo disfrutar mucho con su dirección musical. El coro del Liceo también fue uno de los mejores elementos de la representación.

En resúmen, una función interesante de oir, pero en la que el fantasma de Natalie Dessay voló en la emnte y los corazones de todos los que la escuchamos hace 15 años.