Límits

Teatre | Nous formats

informació obra



Ajudant de direcció:
Ivan Alcoba
Músics:
Virgínia Borràs
Vestuari:
Clara Pérez
Escenografia:
Xevi Planes
Intèrprets:
Emiliana Abril, Rodrigo Chaverini
Sinopsi:

Espectacle "solo" de teatre físic multidisciplinari on conflueixen el circ, la manipulació d'objectes, el moviment, el teatre, la música i el clown. Una història inspirada en el conte «L'elefant encadenat» de Jorge Bucay, plantejada com a metàfora dels marcs mentals que ens autoimposem i que ens impedeixen créixer com a persones. Un al·legat contra la por, les opinions preconcebudes, les limitacions socials i culturals i les imposicions de qualsevol mena. Una reivindicació de les capacitats i de les possibilitats de les persones.

Crítica: Límits

11/09/2017

Muy floja dramaturgia

per Alba Cuenca Sánchez

Superar a aquellos que te dicen que no podrás lograr lo que sueñas es un tema muchas veces tratado. Por poner un ejemplo, Mur, visto también en Fira Tàrrega, tenía como base ese mensaje. Pero mientras que el espectáculo de circo inclusivo lograba crear momentos virtuosos, tiernos y divertidos, el solo de Ferran Orobitg se queda en una serie de elementos que no van más allá de la premisa inicial ni sobresalen especialmente. Romper barreras, ya sea desatando una cinta adhesiva o tirando unas vallas –solo o con la ayuda de miembros del público- es la metáfora fácil repetida una y otra vez. El espectáculo parece un chicle estirado al que le falta una dramaturgia más elaborada.

Límits tampoco sobresale a nivel acrobático, con tan solo alguna que otra acción de dificultad media cuando el protagonista interactúa con una silla de ruedas autónoma. Tampoco el clown y el humor parecen estar de su lado, pues el artista se ve obligado a utilizar más palabras de las que debería para hacerse entender. Además, al personaje le falta una personalidad más definida en lugar de tanta reacción estereotipada.

Las bromas no hacen gracia y el ritmo es demasiado lineal. Con todo al público le cuesta conectar con el personaje y su previsible historia, cosa que seguramente es la prueba más evidente de lo mucho que tiene que repensarse el espectáculo.