Tafus

informació obra



Intèrprets:
Laura Carbonell, Karin Barbeta, Júlia Torres, Bruno Oro
Autor:
Marc Angelet
Sinopsi:

La Raquel ha perdut les ganes de viure després d’un tràgic accident. Decideix invocar a Tafus, el seu antic amic imaginari, en busca d’esperança.

Crítica: Tafus

27/08/2018

Tafus: microteatro inspirador

per Enid Negrete

El microteatro es un formato teatral que tiene más años de lo que pensamos, es heredero del sketch del siglo XIX. y del entremés del siglo de oro. Este formato existe hasta en la escena lírica con el intermezzi de los siglos XVIII y XIX, antecedente de la ópera buffa y que Daius Milhaud elevará a la vanguardia con la ópera minuto.

En el caso del teatro de texto el microteatro es un mundo contenido, que en muy poco tiempo (15 o 20 minutos máximo), debe llegar al espectador de manera clara y determinante. La verdad es que son muy pocas las obras y los textos que pueden tener ese nivel de impacto en muy poco tiempo y es por eso que Tafus se vuelve interesante.

En quince minutos se pasan por un enorme abanico emocional: la pérdida, la culpa, la incapacidad, la soledad, la motivación y el encuentro de el ser humano en su propia imaginación. Visto desde ahí es un montaje muy ambicioso, no logrado del todo en su primer día de funciones pero que apunta a ser una gran inyección de energía e inspiración para el espectador. 

Muy difícil encontrar una mejor imagen para un amigo imaginario que la de Karin Barbeta y, aunque es evidente que puede mejorar mucho su nivel energético, le da un carácter absolutamente encantador al personaje. Más complicado lo tiene Julia Torres con el proceso emocional de la protagonista, que deber partir de la pérdida y el dolor y hacer un arco gigante hasta la reconciliación con un texto que raya en lo superficial pero que está bien construido, aún así hay partes bastantes claras de dicho arco.

El teatro sin elementos, el teatro como una cápsula de cuestionamientos y respuestas siempre es imprescindible. Este formato permite juegos y encuentros excelentes, hay que encontrarlos, pero es un buen camino.