Balla amb mi

informació obra



Dramatúrgia:
Xavi Casan
Direcció:
Xavi Casan, Mariano Pensotti
Direcció Musical:
Marc Garcia-Rami
Coreografia:
Cristina Martí
Il·luminació:
Jorge Mur
Autor:
Mariano Pensotti
Sinopsi:

Balla amb mi són 17 cançons, un actor i un músic. El repertori inclou alguns dels noms fonamentals del teatre musical nord-americà, d’Irving Berlin a Jason Robert Brown, passant per Richard Rodgers, Stephen Sondheim o Jonathan Larson, amb l’estrena en català de 10 peces traduïdes i adaptades per Jordi Galceran, David Pintó, Cèsar Aparício i Toni Viñals.

Crítica: Balla amb mi

30/05/2016

Baila conmigo y canta también.

per Enid Negrete

Un espectáculo divertido e interesante, para pasar una muy buena velada en el Maldà. Con un despliegue de energía y entrega Toni Viñals y Marc Garcia-Rami, ofrecieron un recital donde ninguno de los dos es solista y ambos lucen sus cualidades artísticas por igual.

El repertorio abordado pertenece al musical anglosajón, poco conocido y sin caer en los caballitos de batalla del género. Lo cual se agradece mucho porque en el fondo, y a pesar de la internacionalización de muchos de los productos de Brodway y el West End, no es muy conocida su diversidad de propuestas y la calidad artística de las mismas. El éxito comercial de algunas obras no ha sido un seguro para la profundidad su propuesta estética, como sucede en todos los ámbitos, de ahí lo interesante de re-interpretar canciones de una calidad muy superior a lo que usualmente conocemos del mundo de plumas y producciones tan espectaculares como frívolas.

Este recital para canto y piano, estuvo interpretado en su versión catalana (en algunos casos se estrenaban canciones en este idioma) y contó incluso con canciones cuya letra fue escrita por dramaturgos catalanes. Estuvo muy bien ejecutado musicalmente, aunque quizá el único detalle que pueda mencionarse en este ámbito sea que el balance entre el piano y la voz no siempre fue el adecuado y algunas veces era difícil oír el canto por encima de su acompañamiento. Hecho que, por otro lado, puso al descubierto  a un excelente pianista de escena que en algún momento nos llevó al extraño fenómeno de ser acompañado por un cantante y no al contrario.

En cuanto al trabajo actoral debemos decir que, aunque en un buen nivel, estaba por debajo del musical, y que había momentos en los que faltaba creación de imágenes en el actor, pero el despliegue de energía y tensión dramática se sostuvo exitosamente a lo largo de toda la representación  que incluyó más de quince piezas de diferentes musicales como Oklahoma, South Pacific, Gypsy, Alittle night music, Sunday in the park with George, entre otras.

Sin ningún tipo de distractor escénico, que siempre abruman en el musical, y solo mostrando los elementos que el hermoso espacio del Maldà nos ofrece, este pequeño espectáculo es una excelente opción para pasar una velada encantadora.