Così fan tutte

informació obra



Escenografia:
Paolo Fantin
Vestuari:
Carla Teti
Il·luminació:
Fabio Barettin
Producció:
Teatro La Fenice
Intèrprets:
Juliane Banse / Maite Alberola , Maite Beaumont / Gemma Coma-Alabert, Joel Prieto / David Alegret, Joan Martín-Royo / Borja Quiza, Sabina Puértolas / Anna Tobella, Pietro Spagnoli / William Berger, Juliane%20Banse%20/%20, Maite%20Beaumont%20/, Joan%20Mart%EDn-Royo%20/, Pietro%20Spagnoli%20/
Companyia:
Compagnie XY
Autor:
Compagnie XY
Sinopsi:

La qualitat de "Così fan tutte" va sobreviure a totes les seves amenaces de l’època (1790): l’austeritat amb què la va compondre Mozart per les retallades de la cort vienesa; els problemes personals del genial compositor; la mort de Josep II, que va obligar a interrompre mig any les representacions pocs dies després d’haver-se estrenat; i les acusacions d’immoralitat contra una trama d’infidelitats de les dones, englobades amb el títol provocatiu Així ho fan totes. Ara, Damiano Micheletto trasllada l’obra a un hotel de disseny, amb l’amo cínic i
solitari (Don Alfonso), la criada (Despina) i els hostes (Dorabella, Fiordiligi, Guglielmo i Ferrando): el que havien de ser unes vacances de plaer acaba sent una experiència que reparteix cicatrius per a cadascú. Entre ells es desenvolupa una aposta sobre la infidelitat que esdevé una sàtira social més enllà de la comicitat que hi ha en els embolics.

"Così fan tutte"
Opera buffa en dos actes. Llibret original de Lorenzo da Ponte inspirat en textos de Boccaccio, Shakespeare i Cervantes. Música de Wolfgang Amadeus Mozart. Estrenada el 26 de gener de 1790 al Burgtheater de Viena. Estrenada a Barcelona al Teatre de la Santa Creu el 4 de novembre de 1798. Estrenada al Gran Teatre del Liceu el 4 de gener de 1930. Darrera representació al Liceu el 30 de gener de 2004.

Crítica: Così fan tutte

25/05/2015

Cosí fan tutte: el triunfo de la puesta en escena

per Enid Negrete

Cosí fan Tutte, la última obra maestra de la trilogía compuesta por Lorenzo Da Ponte y Wolfgang Amadeus Mozart, es una de las óperas más complejas y profundas de la historia de la ópera. Decía Giorgio Strehler que esta ópera era un viaje sin retorno a la madurez y acaso sea la mejor definición que he encontrado de ella.

Con el desencanto por el amor como tema central, Cosí fan tutte ha sido acusada de machista, de ser una apología de la infidelidad y de fatalista, pero nada de esto ha podido contra su calidad musical y su inteligencia escénica.

Como siempre que nos enfrentamos a genios como Mozart, Shakespeare o Cervantes, nuestra primera reacción es de pasmo. No parece posible que un simple mortal sea capaz de llegar a esa profundidad en la comprensión de la naturaleza humana y después a plasmarla de manera tan hermosa en palabras, acción y música. Esta ópera, como todas las que escribieron juntos Da Ponte y Mozart, es una muestra de esto.

En esta ocasión el Liceo nos presenta una versión que nos da una clara visión de lo que es la ópera de nuestros días: ya no todo depende de estrellas y de grandes voces. Ahora el conjunto, la producción y la puesta en escena pueden ser el centro de un espectáculo operístico.

Con un elenco sin estrellas, homogéneo, correcto a nivel vocal pero, sobre todo, eficiente escénica y corporalmente, esta obra fue montada de manera inteligente, novedosa y fresca por  Damiano Machiletto, quien traslada la acción a un hotel de diseño de nuestros días y ese traslado lo ha logrado felizmente, sin traicionar el entramado ni la dramaturgia escénica original. Al contrario, con ello ha resaltado la innegable vigencia que la obra posee y le ha dado un toque de juventud encantador. Las relaciones entre los personajes han quedado claras en todos sus complejos matices y logra llevarnos a la risa y a la reflexión.Pero sobre todo el gran acierto de este montaje es la manera en que resuelve las relaciones entre los personajes en acción escénica. Su dirección de actores es una de las mejores que hemos visto en los últimos años.

La escenografía movible nos lleva por los vericuetos de la trama clara con una estética impecable. La creación de imagen que Carla Teti hace de los personajes es absolutamente creíble y divertida. La iluminación de Fabio Barettin sumamente acertada y más cercana a las atmósferas emocionales que a las relaciones realistas de tiempo y espacio.

La dirección musical segura y cuidadosa, apoyó a un elenco del que destaco la labor del tenor Joel Prietoen el papel de Ferrando con un hermoso color de voz y un fraseo más que correcto; así como la Despina de Sabina Puértolas, chispeante, hermosa y muy bien cantada.