Mitad y mitad

informació obra



Autor:
Jordi Sànchez i Pep Anton Gómez
Direcció:
Pep Anton Gómez
Intèrprets:
Paco Tous, Pepón Nieto
Escenografia:
Max Estel i Silvia de Marta
Il·luminació:
José Manuel Guerra
Composició musical:
Pere Hernández
Producció:
Mixtolobo, L'Avern, Pentación Espectáculos
Sinopsi:

Una mare amb ja massa anys, una embòlia, una grip i molt poques ganes de morir-se; un fill proper als 50 amb una dona possessiva i mig calba, una empresa que s'enfonsa i una jubilació que s'allunya; un altre fill de 42 que la cuida, la banya, la pentina i gairebé la mata (a la de l'embòlia); una testimoni de Jehovà que els visita cada dimecres; moltes llibretes i pocs estalvis; una casa que cal vendre “però, ja!”; i una nit interminable repleta de secrets inconfessables que acaben sortint a la llum i provoquen la confessió més crua de la funció: “Juan, jo crec que no vull a la mama.”, li diu Carlos al seu germà. “Doncs mira que si es guareix...”, li contesta Juan al seu torn. I, com que no volen que es guareixi, pel seu bé, perquè no sofreixi, perquè això ja no és vida ni és res, comencen a idear maneres d'ajudar-la, de donar-li un empeny. De matar-la...
Això és Mitad y mitad. Una comèdia, és clar.

Crítica: Mitad y mitad

11/02/2014

Gamberrada en el Condal

per José Carlos Sorribes

No son pocos los que se preguntarán en la platea si ya han visto la obra. Y la respuesta es sí, pero no. ‘Mitad y mitad’ es una versión 2.0, digamos, de 'Mamaaa!', uno de los grandes éxitos de Paco Morán&Joan Pera, hace una década larga. Era una comedia de Jordi Sánchez y Pep Anton Gómez, y ambos han recuperado esta historia de dos hermanos, y una madre enferma (un personaje más y siempre ausente de la escena) que no acaba de morirse, algo que demora el reparto de una herencia y desata los peores instintos de ambos.

Gómez es también el director del montaje que han traído al Condal Pepón Nieto y Paco Tous. Una pareja que se entiende a la perfección en una gamberrada de cuidado. Harían mal quienes desprecien a priori una propuesta con tanto entorno televisivo, algo que en demasiadas ocasiones es un reclamo y también un fiasco teatral. Porque Sánchez firma autógrafos en cuanto pisa la calle por su papel de Antonio Recio en ‘La que se avecina’, y los dos intérpretes fueron puntales, por ejemplo, de otra serie como ‘Los hombres de Paco’.

‘Mitad y mitad’ tarda en arrancar en una primera parte algo morosa en una trama que da más de una vuelta sobre lo mismo, el deseo del hermano mayor de engatusar al pequeño, que ha cuidado a su madre los últimos 15 años y reclama ese derecho. Pero la segunda es hilarante, punki, osada, ingeniosa y de una comicidad que desarma a cualquiera. Es una comedia negra, negrísima (bastante más de lo que lo era la versión de Morán y Pera), pero muy saludable y con dos intérpretes tan coordinados que ya saben hasta cuando su socio va a mover una pestaña.