P.A.U. Paisatges Als Ulls

informació obra



Direcció:
Carolina Llacher
Sinopsi:

Tots venim d’un sol ventre on es van originar les primeres cèl·lules vives. És ancestral i de color blau: el mar. Avui el mar, que hauria de ser l’inici de la vida, és mort i segrest. P.A.U. (Paisatges als ulls) parteix de la premissa que l’estat del mar reflecteix l’estat de l’ànima de la societat.
Sobre l’escenari no hi ha actors, sinó persones que han creuat un mar buscant la llibertat. I és sobre l’escenari a on troben un lloc per connectar i verbalitzar experiències de vida que es poden sentir com a pròpies.

Crítica: P.A.U. Paisatges Als Ulls

18/11/2019

Agradecimiento infinito por una gran bofetada de vida real

per Elisa Díez

(...)

Las historias de Dabo y Soly son las que han llenado titulares, y cuentan como cifras pero nunca se explica el backstage. Nadie te explica de dónde nace esa idea de que Europa es la tierra prometida y todo va a ser fácil nada más poner un pie en ella. Muchos lo intentan y se quedan por el camino, otros más afortunados logran ganar al mar y tocar tierra. Lo que a ojos de cualquier occidental blanco y de clase media le resultaría imposible, ellos tiran de humor y aunque tengas el corazón en un puño acabas riéndote y destensando el momento.

La historia de Yacine no va de pateras sino de reagrupación familiar, otro hueso duro de roer, donde la paciencia de los que están a ambos lados del Mediterráneo se tensa durante años. No por ello su historia es menos cruel que la de sus compañeros, ya que todos comparten un mismo color de piel, que todavía a día de hoy causa inexplicablemente recelos.

La puesta de Laura Sanz en escena obedece al dicho de menos es más, y es que tampoco hace falta un despliegue más grande porque la fuerza reside en los hechos, en las palabras, en las voces de los tres protagonistas que hoy siguen luchando por conseguir sus sueños. Gracias a esa voz y a la música y espacio sonoro de Josep Maria Barrufet consiguen que te pongas durante unos minutos en su piel, de una manera que quizás guarde algo de mentira, pero que será lo más cerca que te puedas sentir de sus historias. La sutil iluminación de Anna Espunya nos hace viajar entre historias, un luz cálida que contrasta con sus feroces historias vitales.

Carolina Llacher entreteje sabiamente y con buen ritmo las historias, en un viaje de ida y vuelta a África, a Senegal, desde donde la Europa de los sueños, es aquel continente donde todo es posible, su maldito "sueño americano", pero el despertar es tan brusco como el que se creyeron los que la construyeron. Hoy más que nunca los ojos están abiertos y delante nuestro un paisaje desolador, un nuevo genocidio por el que Europa no responde. Un mar de cifras, un mar de desapariciones. Un mar que todo lo une y todo lo separa. 

Esta vez el telón cayó al inicio del espectáculo y salimos de la sala emocionados, agradecidos y con el mar resbalándose aún por nuestras mejillas. P.A.U Paisatges als ullstendría que estar toda la temporada en cartel y rodar y girar mucho, para que no seamos los de siempre, los afortunados, los agradecidos.

Trivial