CrecEnUnSolDéu

informació obra



Intèrprets:
Rosa Maria Sardà
Ajudant de direcció:
Juan Carlos Martel Bayod
Traducció:
Lluís Pasqual, Lluís Pasqual (italià)
Producció:
Teatre Lliure
Autor:
Stefano Massini
Sinopsi:

El Lliure obre la temporada 2015-2016 amb dues peces contundents de l’italià Stefano Massini: l’una, "CrecEnUnSolDéu",  tracta la vida quotidiana a la franja de Gaza. L’altra, "Dona no reeducable", de la periodista Anna Politkóvskaia, assassinada el 2006 per anar en contra del posicionament rus en el conflicte txetxè. Dues funcions que s'alternen durant el setembre (mireu els horaris!).

Aquest és un text acabat de sortir del forn que em va arribar fa poques setmanes. El mateix dia vaig anar a veure la Rosa i l’hi vaig llegir. L’endemà em vaig posar a traduir-lo. En pocs dies, miraculosament, s’alliberava un forat del calendari compromès des de feia molt de temps i CrecEnUnSolDéu es va incorporar a la nostra programació de l’any vinent. Tot ha succeït com si fos una senzilla evidència. Ni jo recordo el moment en què vaig decidir fer-lo, ni haver-l’hi proposat formalment a la Sardà, ni... Era un text esperat. I Stefano Massini, per sort nostra, l’ha escrit. Com tantes vegades, el teatre es fa preguntes en veu alta sobre un tema que ens afecta, que ens commou dia rere dia i al qual la majoria de les vegades no tenim resposta. O algú creu posseir les respostes a les qüestions que exploten cada dia, en carn viva, en aquest tros de terra mil·lenària anomenada Franja de Gaza? Algú sap què més dir? O, senzillament, què dir?

Lluís Pasqual


Crítica: CrecEnUnSolDéu

12/10/2015

Falta emoción, credibilidad, que el texto pase y se quede

per Elisa Díez

(...) La interpretación de Miríam Iscla arrolla, es magnífica y en este caso la de Rosa Mª Sardà se queda en un segundo plano. Las historias que nos explica son las de nuestro pan de cada día, y si además de las noticias nuestras mentes curiosas han indagado un poco más allá con documentales o películas, nada de lo que nos cuente les resultará extraño a nuestros oídos.

La simplicidad de la puesta en escena juega, esta vez, una mala pasada al montaje. Una recreación de una conferencia, donde se mezcla el texto aprendido con la lectura y donde sólo luces de diferentes colores nos hacen distinguir quién de las tres mujeres está hablando, Shirin, la estudiante islámica, palestina de 20 años; Edén, la profesora de historia judía de 50 años o Mina, la militar norteamericana de 40 años destinada a la Franja de Gaza.

¿Cuántos años de conflicto llevamos? No hay día que no nos ametrallen con una noticia que haga referencia a su conflicto. Lo vivimos desde la lejanía del primer mundo, donde todos los nombres nos suenan igual, independientemente de sí son judíos o palestinos, los tiros vienen de un lado y de otro. El texto no da respuestas sino visiones de los tres bandos en conflicto, pero hay algunas frases que sí que resuenan en la cabeza del espectador, la seguridad que alegan los judíos para bombardear posiciones palestinas y cómo un médico se cuestiona curar o no a un paciente por ser del otro bando. Humanidad poca, intolerancia toda.(...)

Trivial