Il viaggio a Reims

informació obra



Direcció:
Emilio Sagi
Escenografia:
Emilio Sagi
Vestuari:
Pepa Ojanguren
Il·luminació:
Eduardo Bravo
Músics:
Orquestra Simfònica del Liceu
Intèrprets:
Irina Lungu/ Adriana González, Maite Beaumont/ Marina Viotti, Sabina Puértolas/ Leonor Bonilla, Ruth Iniesta/ Marigona Qerkezi, Taylor Stayton/ Juan de Dios Mateos, Lawrence Brownlee/ Levy Sekgapane, Roberto Tagliavini/ Baurzhan Anderzhanov, Pietro Spagnoli/ Pedro Quiralte, Carlos Chausson/ Vincenzo Nizzardo, Manel Esteve/ Gurgen Baveyan, Alessio Cacciamani, Jorge Franco, Paula Sánchez-Valverde, Marzia Marzo, Tamara Gura, Beñat Egiarte, Carles Pachón
Producció:
Illenc/ Govern de les Illes Balears
Autor:
Txema Rico
Sinopsi:

Al viatge per celebrar la coronació de Carles X, un grup d’estrafolaris aristòcrates i oficials es dóna cita al balneari Il Giglio d’Oro, a la Lorena francesa. L’última òpera italiana de Rossini torna a l’escenari del Liceu amb el divertit muntatge d’Emilio Sagi, que converteix l’òpera en un enginyós joc escènic. 

Veritable peça d’enginy, Il viaggio a Reims conté un enfilall d’àries i peces concertants (com l’escrita per a catorze veus) d’una qualitat i originalitat indiscutibles, moltes de les quals Rossini «va reciclar» tres anys després per a Le Comte Ory. Al competent equip vocal, que inclou intèrprets rossinians de referència al costat de talents joves i incipients, cal sumar-hi la direcció musical de Giacomo Sagripanti, especialista en Rossini i guanyador dels International Opera Awards de Londres com a millor director musical jove el 2016. 

Crítica: Il viaggio a Reims

20/09/2017

El Liceo inicia su temporada con un Rossini fresco y joven

per Enid Negrete

La temporada del Gran Teatro del liceo de Barcelona para este 2018-2018 abarca desde 1642 con L'incoronazione di Poppea de Monteverdi hasta 1893 con la Manon Lescaut de Puccini. A pesar de no incluir ninguna obra de los siglos XX ni XXI, tiene algunas novedades interesantes como el estreno en Barcelona de Demon de Arthur Rubinstein o la interpretación de Andrea Chenier por dos estrellas de la ópera Jonas Kauffmann y Sonda Radavanovsky. 

Para abrir esta temporada se escogió una obra que, a pesar de ser de un compositor tan querido como Gioachino Rossini /1792-1868), tuvo un estreno muy tardío en el Licoe: Il Viaggio a Reims, de 1822. Una obra escrita por encargo para celebrar la coronación del rey Carlos X de Francia, que denota poca imaginación en el libreto de Luigi Balocci (1766-1832) y mucha música copiada de otras obras de Rossini (Práctica muy común del compositor, que era muy proclive a plagiarse a sí mismo y jactarse de ello). Quedan con ello muy claras las razones del fracaso de su estreno a pesar de haber contado con un elenco de autéticas leyendas de la ópera del siglo XIX: Giuditta Pasta, Laura Cinti- Damoreau, Nicolas Levasseur y Domenico Donzelli. 

El hecho de que este libreto sea tan poco interesante dramtúrgicamente hablando es una sorpresa, porque está basado en uno de los primeros textos feministas de la historia de la literatura: Corine ou l'italie de Anne-Louise Germaine Necker, conocida como Madame Staël. 

En este caso estamos frente a una producción limpia y muy fresca. Con una estética interesante y sin aspavientos ni grandilocuencias. Emilio Sagi y su equipo han hecho que la obra, a pesar de su poco interés dramático, sea un divertimento ameno, ligero y siempre interesante. Sobre todo, el montaje permitió disfrutar de la chispeante música de Rossini, que en algunos momentos (por ejemplo los concertantes y el aria inicial de Corina acompañada por el arpa) es realmente genial. El hecho de que hayan logrado hacer la obra en sólo un tercio del escenario del Liceo sin que nunca se sienta ni desperdiciado el espacio ni amontonado, es otro de los grandes aciertos de la composición escénica que sobre todo se destaca por una elegancia inteligente que usa muy pocos elementos pero de una manera muy original.

¿Qué es lo mejor de esta puesta? El elenco. Sin duda alguna: jóvenes con muchísimo talento, acompañados por profesionales de muy buen nivel y veteranos de excelencia. Es un elenco homogéneo y compacto, donde todos tienen una participación equilibrada y de muy buen nivel.  En la función del 18 de septiembre el papel de Lord Sidney estuvo interpretado por Roberto Tagliavini en lugar de Baurzhan Aderzhanov, que la directora artística del Liceo; Christina Scheppelman en persona, anunció como indispuesto. La verdad es que la voz de este joven barítono es de un tamaño sorprendente y fue una delicia escucharlo. La Corine de Irina Lungo se distinguió por un fraseo cuidadoso y una uniformidad tímbrica en todo el registro, muy disfrutable. Es de destacar el trabajo de Marigona Querkezi, excelente soprano coloratura y el de el veterano Carlos Chausson, que fueron muy reconocidos por el público, pero como he dicho, realmente todo el elenco ha hehco un gran trabajo. 

Una noche encantadora y de un trabajo de conjunto homogéneo y eficiente, muy poco común de ver.