Niño fósil

informació obra



Autor:
Albert Tola i Rodrigo García Olza
Direcció:
Albert Tola
Dramatúrgia:
Albert Tola
Intèrprets:
Rodrigo García Olza
Escenografia:
Maria Domènech
Il·luminació:
Maria Domènech
Assesor de moviment:
Constanza Brcnic
Vídeo:
Pablo Zareceasnky
Ajudant de direcció:
Ceciclia Ligorio (col·laboració artística)
Sinopsi:

Un adolescente, a cargo de su hermana, recibe abusos sexuales por parte del marido de ésta y, como consecuencia psicológica, por parte de sus compañeros de la escuela. Por vergüenza huye al bosque, donde muere y se fosiliza. Mucho tiempo más tarde, recibe una visita o cree recibirla, pues el niño fósil es ciego, que le provoca el deseo de volver a hablar para contar su historia y salvar con ello al hijo de su hermana, o tal vez a él mismo.

Niño fósil es una pieza que plantea la cuestión sobre cómo gestionar el dolor y, en concreto, cómo lo abordamos en la sociedad contemporánea. El texto dramático parte de dos posibilidades de relación con el dolor que sentimos: el enfrentamiento con éste, que nos conduce a un fortalecimiento interior sin tener por qué pagar el precio de una insensibilización, y la evasión del dolor como forma de endurecimiento, que es representada en la obra por la metáfora de la fosilización.

Crítica: Niño fósil

09/06/2014

UNA HERMOSA Y SOBRECOGEDORA METAFORA

per Ferran Baile

¿Cuántas partes de nuestro yo interior tenemos fosilizadas? Por miedo a que hieran nuestros sentimientos nos hemos creado corazas, incluso de forma inconsciente. Nos vamos haciendo insensibles, como el niño protagonista de este sobrecogedor y a la vez poético monólogo.

Un adolescente, que vive con su hermana y es víctima de abusos sexuales por parte del marido de ella y en consecuencia también de sus compañeros de escuela. Avergonzado se esconde en el bosque donde muere y se fosiliza.

En una escena completamente desnuda, con la luz tenue y solo el actor sentado, fosilizado (impresionante maquillaje de fango y tierra) y una gran pantalla a su espalda, asistimos al intento de despertar de este niño, largo tiempo confundido con la naturaleza, habitado por insectos y gusanos.

Escuchamos y contemplamos sus primeros estertores hasta que la palabra surge, confusa, aún sin forma. Paulatinamente recuperará el dominio del habla para contarnos su vida, sus miedos, su dolor y su muerte. Hasta pasados los veinte minutos de representación no consigue abrir los ojos, aunque sigue siendo ciego. En este proceso de enfrentamiento al dolor, va rompiendo su coraza, hasta el hermoso final en que yergue su cuerpo y con un leve movimiento de apertura de sus manos parece liberarse de su larga inmovilidad.

Más allá de la historia concreta, la metáfora de la fosilización-insensibilización para evadir el dolor, por temor a hacerle frente, nos llega a todos.

Un texto muy interesante del talentoso dramaturgo Albert Tola, que también asume la tarea de director, nacido de una idea original compartida con el actor Rodrigo García Olza, que realiza un meritorio “tour de force” con una interpretación de gran dificultad que resuelve de forma más que notable.

Tanto el espacio sonoro (Ignasi y Jordi Pascual), como el visual (Pablo Zareceansky), mantienen un tono neutro que ayudan a  mantener la tensión  centrándose en el sentimiento del protagonista.

Los gestos corporales son mínimos, pero muy bien estudiados, no es por casualidad que detrás de ellos está la coreógrafa Constanza Brcnic.

Destaquemos finalmente el cuidado juego de luz de María Domènech.

http://nfosil.wordpress.com


Albert Tola ha estudiado dramaturgia y dirección escénica en el Institut del Teatre, ampliando conocimientos en Alemania y en los cursos de dramaturgos de la Sala Beckett.  Ha estrenado como autor del texto: Salento (2006), Els accidents del petit príncep (2010), Mein Kapital (2011), El último secreto de James Dean (2011), Més enllà dels estels (2012) y Si existeix l´atre potser existeixi jo (2012), todas ellas en el Teatre Tantarantana, y Rojo o Negro (Círcol Maldá, 2014). Como autor de la dramaturgia y traductor ha participado en diversos espectáculos estrenados en el TNC, Sala Beckett, Sala Muntaner, Versus Teatre, Círcol Maldà, Teatre del Raval y Sala La Planeta de Girona.

También ha escrito cuentos (El niño de los dedos rotos) y ha participado como co-guionista de la película de Pablo Zareceansky, Interferéncias (2011) y es coordinador de los eventos de la Casa Batlló. Combina sus labores escénicas, con la de traductor del alemán e imparte cursos de dramaturgia. Junto a la coreógrafa Constanza Brcnic y el director y co-fundador del Teatre Tantarantana, Julio Alvarez, llevan dos años trabajando un proyecto de integración mediante las Artes Escénicas, con chicos-as del barrio del Raval.  

Rodrigo García Olza. Se ha formado como actor (Resad, Bululú, First Time, La Casona), como historiador (UCM) y como fotógrafo (TAI). Ha trabajado en diversas películas, cortometrajes y series televisivas y ha protagonizado, entre otras, La fiesta de Adán (Santiago Lapeira, 2008), Inertes (Eusebio Pastrana, 2010) e Interferencias (Pablo Zareceansky, 2011). En teatro se le ha podido ver últimamente en Las Traviatas y Cercanos (ambas estrenadas en la sal Cincomonos, 2013), Pablo Neruda vienen volando (Casa América, 2013) y Cocinando para Elisa, bajo la dirección de Montse Móstoles (Cia. Papalani Teatro, 2012). Con El niño fósil, realiza su trabajo más importante dentro del ámbito teatral. www.rodrigogarciaolza.com

text : ferranbaile@gmail.com