Birdie

informació obra



Intèrprets:
Àlex Serrano, Pau Palacios, Alberto Barberá
Autor:
Pau Palacios , Ferran Dordal, Societat Doctor Alonso
Il·luminació:
Alberto Barberá
Vídeo:
Vicenç Viaplana
So:
Roger Costa Vendrell
Producció:
Grec 2016 Festival de Barcelona, Agrupación Señor Serrano, Fabrique de Théâtre, Festival Terrassa Noves Tendències, Monty Kultuurfaktorij, Konfrontacje Teatralne, Grec 2016 Festival de Barcelona
Estrena:
Grec 2016
Sinopsi:

Dos miratges. D’una banda guerres, grans sequeres, desforestacions massives, costes contaminades, explotació laboral, inestabilitat política, pèssimes condicions sanitàries, persecucions, neteges ètniques, deportacions forçades, explotació abusiva de recursos naturals, aqüífers esgotats, escassetat d’aliments... De l’altra, supermercats ben fornits, seguretat al carrer, estabilitat familiar, bons serveis sanitaris, llibertats, treball remunerat, respecte pels drets humans, benestar raonable, reciclatge i energies renovables, prosperitat, mobilitat social... I entre els dos miratges, estols d’ocells.

Milers d’ocells en migració constant, traçant formes impossibles sobre el cel. Moviment. Moviment incessant. Ocells, i més enllà, planetes, asteroides, matèries primeres, galàxies, sang, cèl·lules, armes, àtoms, electrons, publicitat, quarks, ideologia, por, residus, esperança. Vida. Res al cosmos s’està quiet. La quietud no existeix, és una quimera. L’única cosa que hi ha és moviment. Si és impossible aturar un electró, quin sentit té posar tanques als estols d’ocells?

Premi de la Crítica 2016 categoria eines digitals (Vicenç Viaplana i Alberto Barberá)

Premi de la Crítica 2016 categoria noves tendències

Crítica: Birdie

13/07/2016

Cautivador y poético vuelo sobre las migraciones

per Imma Fernández




En una pantalla aparece Tippi Hedren observando despavorida cómo se va posando una bandada de pájaros sobre una alambrada. «¡Ya vienen, ya vienen!», grita tras encerrarse a salvo en su guarida. En paralelo, una premiada fotografía de José Palazón nos recuerda otra valla, en Melilla, donde una bandada de seres vivos intentan emprender el vuelo, mientras debajo un par de golfistas van a lo suyo: a hacer un birdie. La poética analogía entre la obra maestra de Alfred Hitchcock y el drama de la emigración golpea al espectador más que mil palabras.
Es Birdie, el nuevo trabajo de la Agrupación Señor Serrano, la magnífica e innovadora compañía barcelonesa que se ha visto forzada también a volar fuera para sobrevivir y alcanzar el merecido reconocimiento. Galardonados con el León de Plata en la Bienal de Venecia 2015, los señores Serrano han vuelto a triunfar en el Grec (en la sala Hiroshima), donde ya cautivaron el pasado año con A house in Asia, un espléndido wéstern sobre la captura de Osama bin Laden que el Teatre Lliure rescatará el próximo septiembre junto a otras dos piezas del grupo.

 Denuncia, poesía, ingenio y originalidad son de nuevo las armas del colectivo fundado por Àlex Serrano para conquistar la platea. Marionetistas de la era digital, manipulan en tiempo real vídeo, maquetas, proyecciones, sonidos... y algunos recursos nuevos como unos sugerentes haces de luz. Es una puesta en escena de complejo engranaje que ellos dominan a la perfección y en la que interactúan tres escalas; la de los tres performers, la micro –con 2.000 figuritas de animales y bebés protagonizando los desplazamientos constantes de la vida– y la macro: la proyección en la que convergen todas las acciones. Faltan algunos ajustes en el tramo final de la obra, un cierre de mayor vuelo, como admitió Serrano tras el estreno del miércoles pasado, al que llegaron justos de tiempo.

Como el resto de las piezas de la Agrupación Señor Serrano, Birdie nació de una noticia en un diario: el drástico descenso de las migraciones de aves. Luego saltó la crisis de los refugiados y los creadores empezaron a atar cabos, a buscar paralelismos y a echarle crítica, ironía y humor a una historia que se resume en cuatro palabras: la vida es movimiento. Sobre el campo de golf que tapiza el escenario (donde también se reproduce en una maqueta la fotografía de Palazón) aparecen, en escala liliputiense, decenas de bebés en fila siguiendo los pasos de dinosaurios, mamuts o gorilas por una Tierra azotada por la sequía, las guerras, la contaminación... Pese a todo, las migraciones continúan. Nada ni nadie se detiene en el cosmos. Ninguna alambrada evitará que las bandadas de pájaros sigan alzándose. Lo cuenta Birdie en el vuelo más poético de este festival Grec.