Boquitas pintadas

informació obra



Autor:
Manuel Puig
Dramatúrgia:
Anna Maria Ricart
Direcció:
Juan Pablo Miranda
Intèrprets:
Constanza Aguirre, David Menéndez, Ilona Muñoz Rizzo, Melina Pereyra, Sergi Torrecilla
Companyia:
Chroma Teatre
Escenografia:
Adria Pinar
Vestuari:
Mireia Cardús
Il·luminació:
Víctor Peralta
Assesor de moviment:
Neus Suñé
Sinopsi:

…la polvareda, el campo, el alambrado, las vacas, el pasto, el poste del telégrafo, el poste de la Unión Telefónica, una chacra, el caballo, Bar-Almacén «La Criolla», un rancho, «Club Social-Sede Deportiva», la tierra, el asfalto, el viento, las piernas, los calambres, el sudor, el tratamiento, los sobacos, la radiografía, la pieza, la cama, el picor, los calambres, el abrazo, el beso, el dolor, la sangre, el pasto, los cachetes, los labios, las lágrimas en la boca, el perfume, la cocina, el hule, la vereda, el portón, los labios, el frío, el viento, el campo, las vacas, el pasto… Manuel Puig.

Boquitas Pintadas es la ausencia total de paisaje, la historia de un pequeño pueblo de provincia anclado en medio de La Pampa argentina en los años 30. En este lugar el tiempo corroe y amansa, y sus personajes se mueven con la creencia de que todo tiempo pasado fue mejor. 

Crítica: Boquitas pintadas

14/05/2014

UNAS BOQUITAS MUY BIEN PINTADAS

per Ferran Baile

Una talentosa puesta en escena de una magnífica novela de Manuel Puig (autor también de El beso de la mujer araña), una excelente interpretación coral con tres actrices y dos actores en estado de gracia, una muy recomendable lección de original y buen teatro. No se la pierdan.

No era nada fácil trasladar la novela Boquitas pintadas, publicada en 1969, y una de las dos más importantes del escritor argentino Manuel Puig. Un relato construido a través de cartas, diarios íntimos, monólogos, diálogos directos, expedientes y publicaciones, con un ir y venir en el tiempo y el espacio y con una mínimo de narración convencional. La acción transcurre en una población en medio de La Pampa, a mil kilómetros del mar y a mil kilómetros de las montañas, donde la vida se ha de imaginar o verla a través de la gran pantalla. Es en el cine donde se canta y se baila, es allí donde se habla la lengua de lo real. Aquí en esta población provinciana y perdida, los moribundos; con el deseo de vivir la vida como un tango sin atrevirse a tanta pasión (traducido del reverso del programa)

Cuando a la gente que quiere ser mejor, se le proponen modelos torpes y valores ilegítimos, el ridículo, la parodia, instalan su reino. Cuando el ideal es ser fino y el molde la cursilería, se acaba doblando el dedo meñique para tomar la taza. Pero esto no causa gracia. No escribí Boquitas como una parodia, sino como una historia de gentes de la pequeña burguesía que, como primera generación de argentinos, debía inventarse un estilo”- Manuel Puig.

El guión sigue la vida de un seductor de poca monta, Juan Carlos Etchepare y de las tres mujeres que más influyeron en su vida : Nené, humilde muchacha que le amó realmente, Mabel tan infiel como él y la viuda Di Carlo, luchando con sus represiones y mal vista por los rumores de no respetar su viudez. Junto a ellos la hermana de Juan Carlos Celina, soltera empedernida, Pancho, amigo de Juan Carlos de una clase más inferior y sin los estudios del protagonista y la Rabadilla, la humilde criada enamoradiza de la que todos quieren aprovecharse y después repudian. Cuando el protagonista, enfermo de tuberculosis, debe internarse en una clínica en Cordoba, se suceden los sentimientos, las relaciones afectivas, los deseos reprimidos, el recuerdo idealizado de lo que pudo ser y la frustrante realidad.

Con un escenario desnudo y un trabajo muy conjuntado de los actores, siempre presentes, en el foco de la acción o en la sombra de las entre cajas (aquí completamente visibles), seguimos cautivados por cada personaje, atrapados en sus contradicciones, esta fascinante juego de historias paralelas.

Soberbia interpretación de todos y cada uno de los actores : Constanza Aguirre (Mabel), David Menéndez (Pablo), Ilona Muñoz (Rabadilla), Melina Pereyra (Nené) y Sergi Torrecilla (Juan Carlos). Tras el escenario magnífico trabajo conjunto de Juan Pablo Miranda (idea y dirección), Anna María Ricart (dramatúrgia) y Neus Suñé (movimiento y coreografías).   

Melina Pereyra y Pedro Zlachevsky crearon la compañía Chroma Teatre en Argentina, el año 1998 y se establecieron en Barcelona en el año 2002. Desde el 2009 está dirigida por los actores-dramaturgos-directores Melina Pereyra y Juan Pablo Miranda, también argentino. Con ellos la coreógrafa catalana Neus Suñé forman el núcleo estable de la compañía, que tiene un importante Estudio de Actores en Barcelona, www.chromateatre.com

Boquitas pintadas en el cine y en el teatro

Esta novela que causó una gran conmoción en la población natal del autor, al sentirse identificados todos sus protagonistas, fue llevada al cine con mucho éxito (4 premios en el Festival de Cine de San Sebastián),  en 1974 por uno de los grandes directores del cine argentino Leopoldo Torre Nilsson y con el gran actor Alfredo Alcón de protagonista y con Cype Lincovsky-Marta González y Luisina Brando interpretando a las tres mujeres protagonistas (esta editada en España en DVD, Divisa Home Video).

En el teatro solo consta una versión que combinaba teatro-danza y música, dirigida por Oscar Araiz y Renata Schussheim, estrenada en el Teatro San Martín de Buenos Aires en 1997 y repuesta en el Teatro Alvear el 2003.

Esta versión que pudo verse en su primer estreno en el Institut del Teatre de Barcelona, hace un año, y ahora de forma continuada en el Versus Teatre es la primera versión puramente teatral y estrenada en Europa 

Manuel Puig (General Villegas-Buenos Aires, 1932-Cuernavaca-México-1990), nacido Juan Manuel Puig Delledone, fue desde muy joven un ferviente amante del cine. A los 23 años fue a estudiar a Europa cinematografía, concretamente a Roma, donde pudo asistir a varios rodajes. No viéndose en condiciones de llegar a dirigir algún día, desengañado se fue a Londres y Estocolmo, donde dio clases de español e italiano. En estas ciudades empezó a escribir sus primeros borradores, siempre pensando en el cine. A la vuelta a Buenos Aires colaboró como asistente de diálogos en dos co-producciones. En 1968 publicó su primera novela. Más tarde se mudo a Nueva York donde publicó su primera novela, La traición de Rita Hayworth (1968), en donde ya se aprecia la experimentación narrativa, característica de su obra. La novela se editó en 1969 en Francia y tuvo mucho éxito. Con todo sus dos obras más recordadas, ambas llevadas con mucho éxito al cine, son Boquitas pintadas (1969) y El beso de la mujer araña (1976, llevada al teatro en 1983 y al cine en 1986, dirigida por Hector Babenco y con William Hurt-Raul Julia y Sonia Braga en los papeles principales). Escribió novela, tetaro, ensayos, relatos y una larga lista de escritos muy diversos que se han ido publicando después de su muerte.

texto : ferranbaile@gmail.com