Homenatge a Granados

informació obra



Direcció Musical:
José María Moreno
Músics:
Orquestra Simfònica del Gran Teatre del Liceu
Intèrprets:
Compañía Nacional de Danza
Estrena:
Mostra Igualada 2016, Mostra Igualada 2016
Sinopsi:

Granados, Chopin, Schubert i Glazunov units per la màgia de la dansa.

José Carlos Martínez, director de la Compañía Nacional de Danza, ha seleccionat especialment per aquest programa, Homenatge a Granados, músiques i coreografies que posen al compositor en relació amb altres grans músics a través del llenguatge de la dansa.

La producció consta de 4 creacions: The Vertiginous Thrill of Exactitude, Anhelos y tormentos i el solo de piano In The Night de Chopin, totes tres estrena absoluta al Liceu. L’ultima, Raymonda Divertimento de Glazunov amb coreografia de José Carlos Martínez.

The vertiginous Thrill of Exactitude. Coreografia i il·luminació de William Forsythe. Música: Franz Schubert «Allegro Vivace» de la Simfonia núm. 9. Figurins: Stephen Galloway

Anhelos y tormentos. Coreografia de Dimo Kirilov. Música: Enrique Granados. Espai sonor: Thelab. Il·luminació: Olga Sánchez García. Vestuari: Íñigo Aragón. Piano: Rosa Torres-Pardo

In the Night. Coreografia de Jerome Robbins. Música: Frederick Chopin. Figurins: Anthony Dowell. Il·luminació: Jennifer Tipton, recreat per Les Dickert. Piano: Carlos Faxas

Raymonda Divertimento. Coreografia de José Carlos Martínez (sobre la original de Marius Petipa i la versió de Rudolf Nureyev) Música: Alexander Glazunov Figurins: Jordi Roig i Carmen Granell

Crítica: Homenatge a Granados

12/03/2016

NI RASTRO DE NACHO DUATO

per Carmen del Val

El título de esta crítica es el mejor elogio que puede recibir la Compañía Nacional de Danza, CND, y muy especialmente su director actual, José Carlos Martínez, que la noche del viernes se presentó  en el Gran Teatro del Liceo con un sugestivo programa, que rinde homenaje a Enrique Granados en el centenario de su muerte.  Martínez ha logrado  en cinco años y con un arduo trabajo,  que la CND baile, de forma convincente, coreografías de danza clásica y contemporánea y con ello aglutinar un mayor número de espectadores, así se vio en Liceo ya que el público, que  llenaba el teatro  abarcaba todas la edades, un público que  aplaudió con ganas al finalizar la velada. A tras quedaron para la historia los veinte años de  la compañía bajo la dirección de Nacho Duato, quien había convertido a la  CND en un grupo contemporáneo de autor.  

La guinda del programa en Liceo era un estreno mundial, Ahnelos y Tormentos una  intensa y emotiva coreografía del búlgaro, Dimo Kirilov con la música de Granados, un compositor cuyo estilo es una original mezcla que recoge la tradición romántica de Schuman y Chopin. Y ese gusto por lo romántico es lo que ha inspirado a Kirilov a la hora de recrear el amor es sus diferentes versiones. Pasiones y tormentos, obsesiones y miedos se expresan a través de un lenguaje contemporáneo formado por ricas y fluidas frases coreográficas, que esculpen los cuerpos de los magníficos bailarines a través de una expresiva fervor romántico  que cortó la respiración del público. Revelador el trabajo de brazos de los intérpretes, que se debate en la inmolación a la que se precipita el ser humano por un gran amor.  Las caudalosas notas de Granados interpretadas en directo por la pianista Rosa Torres-Pardo es otro buen  aliado de esta hermosa obra. Muy adecuado el sobrio vestuario de Carmelina De Noia.

Otra de las piezas más aplaudidas fue In The Nigth, una coreografía de Jerome Robbins con música de los Nocturnos de Chopin, que fue interpretada en directo por el pianista, Carlos Faxas.  Esta elegante y virtuosa coreografía de 1970 es de una gran pureza estilística. Las tres parejas  protagonistas realizaron una impecable y distinguida interpretación. El programa había comenzado con una trepidante coreografía de William Forsythe de 1996, The Vertiginous Thrill of Exactitude con música de Franz Schubert. El endiablado vocabulario coreográfico de Forsythe fue salvado limpiamente por el baile de sus  cinco intérpretes.

El programa finalizó con Raymonda Divertimento, el particular homenaje de José Carlos Martínez a Marius Petipa y a Rudolf Nureyev. La pieza interpretada por toda la Compañía  exhibió un estilo cohesionado y un buen trabajo de puntas por parte del elenco femenino. Todos los miembros de la CND se adaptaron sin problemas al  rigor de la técnica del  ballet clásico, un triunfo de MArtíenz.