Macbeth. Teatrebrik

informació obra



Adaptació:
Joan Gómez Ponsetí
Direcció:
Joan Gómez Ponsetí
Autor:
William Shakespeare, Inspirat en un text de Natza Farré
Assesor de moviment:
loscorderos scl
Escenografia:
CanSeixanta
Il·luminació:
August Viladomat
So:
Panxii Badii
Vestuari:
Nuri Treserres, Anna del Barrio
Producció:
Teatrebrik
Intèrprets:
Rafel Ferré, Íngrid Calpe, Tere Solà, Salvador Duran, Llum Valle, Jaume Vicens, Eduard Serra, Neus Fernández, Mireia Pairó, Paula Vilagran
Companyia:
Vero Cendoya
Sinopsi:

La companyia Teatrebrik torna als escenaris de la mà de William Shakespeare per adaptar una de les seves obres més fascinants i fosques, Macbeth, amb la què serà la desena producció teatral al llarg dels seus divuit anys de trajectòria com a companyia.
El muntatge ens planteja l’acció en un món hostil, un desert d’un temps post-apocalíptic, amb escassetat d’aigua i on els enfrontaments per la supervivència se succeeixen. En aquest context, trobem Macbeth, general escocès i heroi victoriós de la guerra entre Noruega i Escòcia. De retorn del camp de batalla, el sorprenen tres bruixes misterioses amb l’anunci que... serà rei!
Aquest auguri despertarà els instints més foscos i temeraris de Macbeth, que, juntament amb la seva esposa, planejaran l'assassinat del bon rei Duncan, monarca d’Escòcia, per ocupar el seu tron.
Però què passa si el desig obtingut no ens satisfà?

Crítica: Macbeth. Teatrebrik

10/02/2018

El bosque llega... y no deja ver los árboles

per Alba Cuenca Sánchez

La escenografía, la luz y el sonido son complementos muy importantes en cualquier montaje y tienen el poder de ponerle el broche de oro o de destruirlo. Y por eso hay que tener mucho cuidado con su uso, pues tienen que jugar a favor del texto sin perder la harmonía con el resto de elementos.

En el décimo montaje de la cia.Teatrebrick se ha dado mucha importancia a la puesta en escena postapocalíptica: las armaduras son aquí prendas y complementos con apariencia de reciclados y los cascos, máscaras de gas o gorros de aviadores. El círculo de arena rodeado por ventiladores y las gradas del fondo donde se lleva a cabo determinadas acciones vienen acompañados por juegos de luces y elementos de atrezzo muy potentes. Un bosque de espectáculo lleno de efectos… pero que no deja brillar los árboles.

El texto se queda pues diluido entre acciones de relleno – el constante quita y pon de armadura por ejemplo-, luces que dejan diálogos a oscuras, personajes de relleno que tapan a los principales y un dispendio de técnicas que aparecen y desaparecen y se repiten sin aportar demasiado. La primera vez que se usan los ventiladores quedamos prendados del mecanismo. A la cuarta, ya nos los esperamos.

Entre los actores falta química. Se nota que hay más trabajo de movimiento que de sentimiento. Los monólogos del matrimonio protagonista son recitados con una falta importante de emoción. Y tan solo las tres jóvenes brujas, Neus FernándezMireia Pairó y Paula Vilagran, inquietantes en su tono, mirada, coordinación y voz, sorprenden.

El trabajo de la compañía podría recordar ligeramente al tipo de puesta en escena de otros grupos jóvenes como Els Pirates o Projecte Ingenu, pero les falta concreción en el mensaje y calidad interpretativa. De momento, lo que vemos es algo más parecido a un proyecto amateur con una preocupación mayor a la habitual por la puesta en escena. Una lástima.