Richard III and they've never heard of love

Teatre | Nous formats

informació obra



Autor:
Paula RibóPaula Ribó, Constanza Brncic, Albert Tola
Dramatúrgia:
Paula Ribó, Jason Trucco
Adaptació:
Jason Trucco
Intèrprets:
Eduard Tudela, eugene the poogene, Bàrbara Mestanza, Paula Ribó
Sinopsi:

En què consisteix el somni americà? Per a aquestes dues barcelonines, consisteix a aterrar en un teatre de Nova York on començaran a assajar una posada en escena del Ricard III shakespearià. L'una serà el protagonista deforme i ambiciós que aconsegueix posseir el tron d'Anglaterra i l'altra interpretarà tota la resta de personatges, sempre sota la mirada atenta del director. Les dues actrius acaben de marxar d'una ciutat convulsa, on la situació política és confusa i controvertida. Elles, però, estan immerses en la ficció creada pel bard anglès. Fins que un llibre els descobreix que aquest personatge que porten a escena no era ben bé com el mostra Shakespeare i que potser Ricard III no era el tirà que va retratar. On és la veritat? S'ho pregunten, també, llegint els diaris nord-americans, que els parlen d'una Barcelona i d'uns fets que no són els que elles consideren autèntics. I és que el muntatge utilitza un clàssic del teatre per parlar-nos de la recerca de la veritat o, més ben dit, de la recerca de la nostra pròpia veritat.

Uns neons que simbolitzen el consum compulsiu i el somni americà il·luminen l'escena, on es desenvolupa una ficció metateatral. La van concebre les dues protagonistes l'octubre del 2017 durant un viatge a Los Angeles per conèixer la Meca del cinema. Allà van trobar un artista multidisciplinari, Jason Trucco, amb qui van imaginar aquest projecte, que s'ha desenvolupat en una residència a La MaMa Theatre, un mític escenari alternatiu de Nova York. És una ficció o és teatre documental? Trieu vosaltres mateixos, perquè els dos personatges protagonistes són, a la vegada, les mateixes artistes que els han imaginat: les actrius i intèrprets musicals integrants del projecte musical The Mamzelles, Bàrbara Mestanza i Paula Ribó. Les acompanya Jason Trucco, director del muntatge en la realitat i la ficció, que és artista resident al CultureHub, una comunitat d'art i tecnologia format per La MaMa Experimental Theatre Club de Nova York i el Seoul Institute of the Arts.


Crítica: Richard III and they've never heard of love

19/07/2019

Gamberrada feminista (y low-cost)

per Alba Cuenca Sánchez

¿Qué tienen en común Ada Colau, una infección de orina parlante y una madre de [dragones] huevos dorados? Como mínimo, las tres son personajes de la nueva propuesta de Bárbara Mestanza y Paula Ribó, dirigidas esta vez por el americano Jason Trucco. Si hay algo de relación más allá, puede que se entienda viendo el montaje. O puede que no.

Todo empieza, en la vida real y en la ficticia, cuando dos jóvenes actrices viajan a Los Angeles para perseguir su propio sueño americano. Allí establecerán una residencia creativa que les permitirá montar un espectáculo. Sus alter egos Cleopatra y Desdémona –nombres significativos de mujeres maltratadas por la historia y/o la literatura- nos contaran así el peculiar y ahora ya sí ficticio proyecto de creación hasta llegar a la mismísima noche de estreno en el festival Grec, pasando por un seguido de situaciones estrambóticas y alocadas.

Tanto el estilo random – la absurda sucesión de momentos delirantes– como la fórmula –montaje de dos creadores jóvenes en colaboración con artistas internacionales en idiomas extranjeros y subtitulados-  tienen un aire a Falsestuff, la propuesta de Nao Albet y Marcel Borrás que hace justo un año presentó también el festival. Incluso coinciden en la figura del cowboy, que también aquí tiene su aparición, y en partir ambas propuestas del nombre, y solo del nombre, de un personaje shakesperiano. Eso sí, los temas son algo distintos. Aunque los dos montajes comparten la metatrealidad y el constante traspaso entre realidad y ficción, en Richard III… hay también el elemento imprescindible en toda creación de las Mamzelles, que en esta ocasión cuentan solo con dos de sus componentes. Entre canciones en directo -menos pegadizas que otras veces-, fragmentos recitados del clásico y un seguido de personajes surrealistas –interpretados todos ellos por Eduard Tudela- se camuflan en esta obra reflexiones sobre feminismos, construcción de género, maternidad y empoderamiento femenino. Todo sin perder una cómica imagen de anti heroínas que intentan sobrevivir como pueden ante un mundo que las diluye.

Tampoco tienen nada que ver con la producción del TNC los recursos, bastante más humildes. Se apañan sin ellos aprovechando el espacio de La Gleva, que incluye el baño/camerino de la sala o las escaleras y el pequeño altillo donde se sitúa el técnico para simular una terraza. Dos sillas y un efecto de sonido bastan para transportarnos a un viaje en avión. Y si se necesita indicar en qué ciudad estamos, basta con escribirlo en unas luces de leds. Todo muy sencillo pero a la vez funcional para representar una función gamberra sobre las miserias de nuestro presente en la que la realidad se disfraza de una divertida extravagancia.