Sàpiens

informació obra



Intèrprets:
Enric Cambray, Mireia Portas, Marta Bayarri
Ajudant de direcció:
Antonio Calvo
So:
Jordi Bonet, Xavi Gardés
Il·luminació:
Kiko Planas, Kiku Planas
Escenografia:
Sergi Corbera, Laura Clos
Vestuari:
Iztok Hrga
Producció:
Flyhard Produccions S.L.
Sinopsi:

Ell és en Valentí Puig, el Conseller de Salut del moment, i com a bon sapiens, ha lluitat incansablement per ser qui és, per ser on és, i per cuidar dels altres. També, com a bon sapiens, està carregat de problemes, gairebé sempre ridículs i insospitats. Ella és la Marga Coll, i tot el que ella és i representa canviarà completament la vida d'en Valentí. I no pararà fins a trasbalsar també la de tota la resta. Ella té una proposta que en Valentí no podrà acceptar, que ni tan sols podrà considerar. Però... la Marga ha arribat per quedar-se. De la manera més absurda. De la manera més eficient. Legalment. Per capgirar-ho tot.

Crítica: Sàpiens

14/03/2018

Sàpiens actualizados

per Alba Cuenca

Una especie superior vive camuflada entre nosotros. Tienen la capacidad de meterse en nuestra cabeza y controlar lo que vemos, lo que pensamos, lo que sentimos, lo que hacemos. Y también las enfermedades que padecemos. Ellos son más que sapiens, súper sapiens, una actualización del sistema operativo humano que, eso sí, existe de momento solo en edición limitada.

La sátira está dividida en dos partes. La primera, una conversación entre el consejero de salud y una misteriosa mujer con un estrambótico propósito. La segunda, una alocada sucesión de escenas cortas que muestran la evolución de la sociedad con el paso del tiempo. Para acabar, la historia vuelve al lugar de inicio con una última escena ligeramente más dramática y moralista. Como también pasaba en Claqué o no, el punto fuerte del dramaturgo Roc Esquius se encuentra en los planteamientos, mientras que el débil recae en los finales. En esta ocasión se echa en falta quizás un momento cumbre, explosivo, un clímax de carcajada general que le ponga la guindilla.

Y pese a todo estamos ante un espectáculo divertido, entretenido y en el que se demuestran unas notables interpretaciones a un ritmo ágil dirigido por Sergi Belbel. Enric Cambray vuelve por momentos al ejercicio camaleónico y vertiginoso de Les dones sàvies al lado de una Mireia Portas más contenida pero eficiente. Cabe también destacar la puesta en escena, con una iluminación de Kiku Piñol muy sencilla pero clara y elegante.

Con todo, la historia de los super sapiens tiene varias capas. Puede verse como una excusa para pasar un rato divertido o se puede analizar desde una perspectiva algo más profunda, cuestionando algunos valores de la sociedad como el poder de la política y el miedo ante lo diferente. Como siempre, cada espectador decide hasta dónde quiere llegar.