Ombra (parla Eurídice)

informació obra



Intèrprets:
Jule Böwe, Cathlen Gawlich, Renato Schuch, Maik Solbach
Escenografia:
Alex Eales
Vestuari:
Sussie Juhlin-Wallen
Vídeo:
Ingi Bekk
So:
Melanie Wilson, Mike Winship
Il·luminació:
Anthony Doran
Dramatúrgia:
Nils Haarmann
Autor:
Jokin Oregi, La Baldufa
Sinopsi:

L’any 2004, el jurat del premi Nobel de literatura va anunciar la concessió del premi a Elfriede Jelinek, una personalitat que, al seu país, Àustria, és especialment estimada però també criticada. I és que les seves novel·les i obres teatrals ja feia molt de temps que denunciaven la cara fosca d’un país que, segons diu l'autora, és una societat petitburgesa que encara no ha passat comptes amb el seu passat recent. Els enemics de Jelinek la qualifiquen de feminista radical, una etiqueta que a ella no la molesta en absolut. No és estrany que d’aquesta ment hagin nascut relectures feministes d’històries clàssiques com per exemple aquesta versió diferent del mite d’Orfeu i Eurídice que ara arriba al Grec Festival de Barcelona. Orfeu és, aquí, un cantant masclista i possessiu que ha anat als inferns a buscar la seva estimada Eurídice. Tots dos travessen llargs passadissos, pous foscos i carrers subterranis en un llarg trajecte recreat amb l’ajuda d’un vibrant vídeo en directe i un vívid espai sonor. I és que els espectadors podran seguir el trajecte que segueix la protagonista mitjançant els plans successius d'un film realitzat en directe, les imatges del qual es projecten en una gran pantalla. Durant el viatge, Eurídice s’adona que, tot i ser una autora destacada, tota la seva existència ha transcorregut a l’ombra d’aquest Orfeu que l’ha vinguda a salvar. Perquè, realment l’està salvant? I és que ella es preguntarà si no és més plena i autèntica una no vida pròpia als inferns que una existència subjugada en el món dels vius. Una posada en escena especialment imaginativa integra els paisatges visuals i sonors amb un text punyent i corrosiu. 

Signa la posada en escena Katie Mitchell, directora que ha treballat amb la Royal Shakespeare Company, el Royal National Theatre, el National Theatre de Londres o el Royal Court Theatre, que ha passat per nombrosos teatres estrangers que van del Piccolo Teatro de Milà al Teatre Reial d’Estocolm i que ha signat també la posada en escena d’un grapat d’òperes.

Finalista a espectacle internacional dels Premis de la Crítica 2018

Crítica: Ombra (parla Eurídice)

20/07/2018

Viaje a las sombras

per Alba Cuenca Sánchez

Me hubiera encantado ver la cara de los productores del teatro Schaubühne Berlin cuando la directora británica Katie Mitchell les propuso hacer cine en directo. Así, tal cual. Quizás le ofrecieron la posibilidad de incluir una cámara manipulada por los propios actores. Quizás le sugirieron que podrían hacer una historia en una única localización, sin grandes cambios.Pero Mitchell no quería una obra de teatro en la que se usara el vídeo: ella quería hacer, en cada función, una película encima del escenario. Y lo consiguió.

En Ombra (sombra) el proscenio se convierte en un plató de rodaje. En el centro, un coche con su correspondiente fondo en movimiento. Al extremo izquierdo, un ascensor, creado a partir de un cubículo cerrado e iluminado con un foco de arriba a abajo. Decorados y plataformas que entran y salen creando localizaciones de todo tipo: pasillos, una sala de espera, un hospital, un camerino, un descampado, una sala de conciertos… Luces, micrófonos, cámaras. 4 actores y un despegamiento de técnicos que con una coreografía milimétrica graban cada escena sin cortes ni posibilidad de repetir. Y encima de todos, la pantalla desde la que vemos el resultado, la película completa, la magia y el engaño del séptimo arte.

Desde luego, la forma es lo más impactante. Pero también el contenido es potente. El espectáculo consiste en una adaptación de la obra de la ganadora del premio nobel de literatura Elfriede Jelinek. En ella, la austriaca rescata el mito de Orfeo, lo trae a la actualidad y lo convierte en el mito de Eurídice. La historia es narrada por ella desde su punto de vista y en primera persona, con un lenguaje elevado y metafórico. Aquí él es un cantante orgulloso y caprichoso, y su amada una escritora que no está interesada en las relaciones románticas. Mientras espera su aparente salvación, Eurídice decide que no quiere ser una posesión, el trofeo de un superhéroe con ganas de ser adulado. Y entonces actúa para labrarse, por si misma, el futuro que quiere tener.

Forma y contenido están muy bien compenetrados. Viajamos a las sombras para ver todo lo que se esconde en ellas. Las del cine, con todos los trucos y las personas invisibles que lo hacen posible. Pero también las sombras de la mujer, cuya existencia ha quedado siempre ligada a la luz del héroe. Un panorama desolador en tono y estética, con luces frías, texturas metálicas, rostros serios  y escenarios oscuros. Un drama que sin embargo aporta en el final un rayo de esperanza. A veces, cuando bajas a la más fonda de las salas del infierno, puedes encontrar en ella aquello que te hará verdaderamente feliz.