Sonata de otoño

informació obra



Intèrprets:
Cristina Banegas, Natacha Cordova, María Oneto, Luis Ziembrowski
Traducció:
Martín Morgenfeld
Escenografia:
Diego Siliano , Andrea Schvartzman (ajudant)
Vestuari:
Diego Siliano , Laura Singh (supervisió), Cala Zavaleta (ajudant)
Il·luminació:
Marcelo Cuervo
Composició musical:
Frédéric Chopin , Violeta H. de Gainza (assessora musical)
Ajudant de direcció:
Gonzalo Martínez
Producció:
Sebastián Blutrach
Direcció:
Danuel Veronese
Autor:
Ingmar Bergman
Adaptació:
Daniel Veronese
Sinopsi:

Una altra figura indiscutible de l'escena actual argentina és Daniel Veronese, de qui ja hem vist mitja dotzena d'espectacles. Veronese mira al Nord i porta a escena una peça clau de la filmografia d'Ingmar Bergman. La família, en cinema o en teatre, pot pesar igual a Estocolm que a Buenos Aires.
 
La Charlotte és una pianista famosa. Un dia decideix anar a passar una temporada a casa de la seva filla. No s'han vist des de fa set anys. L'Eva, la filla, té quaranta anys i manté un cert ressentiment envers aquesta mare que no va prodigar mai amor a les seves filles. El seu marit, el Viktor, que és pastor protestant, serà testimoni del retrobament.
Höstsonaten es va estrenar al cinema el 1978 protagonitzada per Ingrid Bergman (en el seu últim paper cinematogràfic), Liv Ullmann, i Halvar Björk. Posteriorment se'n van fer moltes versions teatrals arreu del món. Veronese, que ja la va estrenar a l'Argentina, reproposa l'espectacle i torna a incidir en els sentiments més profunds de la relació entre mare i filla.

Crítica: Sonata de otoño

08/11/2014

El sistema Veronese

per Enid Negrete

Todos sabemos que Sonata de Otoño es una de las obras maestras de ese cineasta oscuro y profundo que es Igmar Bergman. También consideramos como evidente que no se puede pedir lo mismo a una película que a un montaje teatral, simplemente porque se trata de lenguajes diferentes. Pero creo que en ambos casos deberíamos llegar a un punto parecido en cuanto a reflexión sobre las relaciones y naturaleza humanas, cosa que sería injusto decir que no se alcanza aquí.

Sin embargo, después de ver varios montajes de Veronese, encontramos una especie de "sistema" de dirección: espacios muy sobrios y sencillos, donde se focaliza la atención del espectador en el trabajo actoral, este último siempre de una alta calidad actoral. Cuidadosa construcción de personajes y las relaciones entre ellos, una propuesta muy apegada al realismo, sin aspavientos técnicos ni pirotecnia teatral, todo lo cual son aciertos enormes, pero se comienza a ver demasiado parecido entre un montaje y otro, por lo tanto comienza a ser predecible.

En esta versión de la historia nórdica la incapacidad de amar, los rencores generados de padres a hijos y la gestión del dolor son los centros temáticos, que se logran actoralmente muy bien, aunque en algún momento se rozó la exageración. La sobriedad escénica y la buena manufactura teatral siguen siendo las armas de este director que comienza a dejar de sorprendernos.