L'habitació blanca

informació obra



Autor:
Josep Maria Miró
Direcció:
Lautaro Perotti
Sinopsi:

Un dels treballadors de l’àrea de seguretat d’un equipament comercial ha acompanyat una dona gran fins a una de les habitacions on fan passar les persones que se sospita que han robat algun producte. Un cop a l’interior d’aquesta habitació blanca i anodina, desproveïda de personalitat i decoració, la dona es nega a obrir la bossa. El que inicialment sembla un anecdòtic estira-i-arronsa acabarà derivant en una situació inesperada quan ella reconeix el noi com un dels alumnes a qui va ensenyar a llegir i escriure de petit. Pocs dies després, es produirà el retrobament entre el treballador de seguretat i dos exalumnes més d’aquesta dona, amb qui ella també s’havia trobat de forma aparentment casual. Ara són tres adults amb realitats i circumstàncies que no tenen res a veure, però amb un mateix nexe en comú: de nens, tots van compartir aquesta mateixa professora que ha reaparegut en les seves vides. La coincidència obrirà uns quants interrogants: la trobada entre l’exprofessora i els seus alumnes va ser fruit de la casualitat o no? Si no va ser fruit de l’atzar, per què els va escollir a ells i amb quina finalitat va buscar-los? Qui eren aquells nens i aquella professora? I, sobretot, en quin tipus de persones adultes s’han convertit? L’obra, estructurada en un sistema de relats i situacions creuades, funciona com un trencaclosques en el qual anirem descobrint les trobades d’Irene amb cadascun dels alumnes i en coneixerem les realitats i les situacions presents, però també rememorarem un temps passat compartit, un espai d’aprenentatge en el qual les seves vides com a infants encara eren un full en blanc.

Crítica: L'habitació blanca

14/06/2021

Fantasmas de la infancia

per Juan Carlos Olivares

Un guardia de seguridad interroga a una señora de aspecto respetable -quizá jubilada- en el cuarto para retener a los clientes que pillan robando en el establecimiento. ¿Se acuerdan del vídeo inculpatorio de una expresidenta de una comunidad autónoma? Esa es la situación. Aquí acaba cualquier parecido con la realidad y con un teatro de apariencia realista. Josep Maria Miró no tarda en introducir elementos de tensión que se escapan de la inmediata lógica del hurto o el trastorno cleptomaniaco. Aquí hay mucho más cargando el ambiente de la habitación blanca. Otra prueba de cargo. Y esas poderosas razones irán invadiendo la obra hasta llevarla a una dimensión inasible, con un tiempo líquido, un espacio compartido difuso, fantasmas, duendes, una infancia desenterrada y casualidades que no existen.

Una maestra de escuela regresa a la vida de tres de sus antiguos alumnos cuando éstos parecen haber encontrado la madurez. Una Nurse Matilda que aparece de la nada para romper sellos de lacre que guardaban secretos y hacer visibles a los invisibles que tenían pegados sin saberlo, como en la leyenda de Pumuckel. Ese duende pelirrojo es el quinto personaje ausente: un compañero de escuela diferente que provocará con su dolorosa evocación una pequeña catarsis en cada uno de ellos. Miró ha escrito un sensible drama que hurga en su propia obra y en los traumas que le obsesionan para recordarnos que la vida es una mochila cargada de decisiones desde la infancia.

El texto está tan bien resuelto que el espectador pronto se siente cómodo en la ambigüedad de las situaciones, en los misterios que se esparcen y las denuncian que se ponen sobre la mesa. Actitud auspiciada por la precisa dirección de Lautaro Perotti, que pone naturalidad a lo extraordinario. Quizá habría que promover con más insistencia estos encuentros entre perfectos desconocidos. Es muy gratificante observar como Francesca Piñón (la maestra), Albert Prat, Paula Blanco y Marc Rodríguez se presentan ante el público como si fueran otros intérpretes. Son ellos mismos, los reconocemos en su talento, pero han pasado por otro filtro, otro proceso, que hace de sus actuaciones un descubrimiento. Todos muy bien definidos en su conflicto, con esa plusvalía actoral de dejar entrever lo que bulle en su interior. Extraordinarios personajes iceberg. Gran nivel interpretativo colectivo y un agradecimiento especial a Perotti por guiar a Marc Rodríguez por las sombras de su carácter, tan alejado de sus recientes trabajos teatrales, siempre abducido por el antihéroe cómico.