Ronda naval sota la boira

informació obra



Intèrprets:
Laura Aubert, Eduard Autonell, Bernat Cot, Núria Cuyàs, Xavier Frau, Laura Pau, Lluna Pindado
Direcció:
Adrià Aubert, Pere Riera
Dramatúrgia:
Maria Canelles, Adrià Aubert
Ajudant de direcció:
Robert González
Escenografia:
Enric Romaní
Vestuari:
Maria Albadalejo
Il·luminació:
Jorge Mur
Composició musical:
Llorenç González
Autor:
Pere Riera
Sinopsi:

L’obra de Pere Calders explica les peripècies de la tripulació d’un transatlàntic, El Panoràmic, que ha quedat encallat enmig d’uns estranys corrents circulars i envoltat d’una espessa boira que en dificulta el rescat, situació que portarà al vaixell, i a tota la tripulació, a l’inevitable naufragi. A través del dietari del protagonista, Oleguer Sureda i Armatell, podrem participar dels preparatius per l’esdeveniment fatal. Si la característica principal d’un naufragi és la imprevisió, en aquest cas està absurdament preparat: es reparteixen papers, s’assaja, es munta una orquestra per donar més solemnitat a l’esdeveniment, etc. El simulacre del naufragi esdevé el dia a dia dels personatges d’El Panoràmic. 

Amb aquesta obra, Calders es situa, ens situa, davant totes les possibilitats de la realitat, però des del límit. Volem utilitzar l’estructura volgudament caòtica de Ronda naval sota la boira per crear un espectacle d’univers caldersià on tingui lloc aquesta visió suvervsiva de la realitat que bascula entre l’humor i el compromís.

Adrià Aubert i Maria Canelles, finalistes en la categoria d'adaptació/ dramatúrgia. Premis de la Crítica 2016

Crítica: Ronda naval sota la boira

24/02/2016

El Maldà y Els pirates teatre nos llevan de crucero

per Enid Negrete

Es muy interesante observar el proceso de temporada del teatre Maldà. Tenemos una compañía joven que tiene un espacio de muy pequeño formato, con una temporada de 20 espectáculos tanto propios como ajenos y que tiene como marca de la casa dos cosas vitales para el teatro: Actores con una preparación envidiable y una enorme imaginación en sus propuestas estéticas. El resultado se ve en las localidades agotadas de casi todas sus funciones. Parece que la fórmula funciona.

En este caso, con la adaptación de la novela de Pere Calders Ronda naval sota la boira a la escena, de nuevo vemos las constantes que nos gustan tanto de esta compañía: actores que demuestran su sólida preparación física, musical e interpretativa, así como un imaginativo uso del espacio escénico y una propuesta estética interesante y divertida.

Hemos visto a este grupo hacer obras de gran formato y encerrarlas en las posibilidades de su pequeño espacio (que a nosotros se nos antojan infinitas, cuando ellos las usan) sin menoscabo del interés ni la espectacularidad de la representación, cosa que se agradece enormemente. El teatro no es para enseñar producciones espectaculares, es para enseñarnos a vivir el espacio de manera distinta y eso es algo que logran muy a menudo en esta compañía. 

Sin embargo, creo que el punto más débil de estos talentosos jóvenes es la dramaturgia. Cuando no se tratan de textos clásicos, como su acertado trabajo con Shakespeare, la verdad es que la dramaturgia es desigual. En este caso tenemos el mismo problema, la tensión dramática no se sostiene siempre y, de hecho, decae bastante hacia el final.  

Con todo y que es un espectáculo en el que puedes pasarte muy bien una tarde, es importante hacer notar que tiene menos de perfecto que otros que hemos visto en este teatro y con estos intérpretes.

Trivial