Al nostre gust

informació obra



Dramatúrgia:
Marc Artigau, Oriol Broggi
Direcció:
Oriol Broggi, Victor Alvaro
Intèrprets:
Laura Aubert, Jordi Figueras, Toni Gomila, Montse Vellvehí, Ramon Vila, Ernest Villegas / Oriol Broggi
Escenografia:
Oriol Broggi
Il·luminació:
Oriol Broggi
So:
Damien Bazin
Vestuari:
Berta Riera
Ajudant de direcció:
Marc Artigau
Autoria:
José Sanchis Sinisterra
Sinopsi:

A la nit, a vegades sospitem com comença tot però ningú no sap com acabarà. Amb el teatre, amb la ficció passa el mateix... Un home discuteix amb un client. Què vol oferir-li? Només allò què desitja. La nit, com la ficció, empara espais i personatges que semblen sorgits del no-res. I de mica en mica l'escenari s'omple d'actors que són pesonatges i de personatges que són actors i avancem pel bosc d'Ardem i ens perdem com Rosencratz i Guilderstern, amb Di Filippo contat passes en un escenari, amb Txèlhov, amb Handke, amb l'amic Eleuteri d'Espriu i molts d'altres. Les paraules ens arrosseguen i ens porten molt més lluny del que podríem imaginar a un espai nou, a una històra nova, on l'art i la vida se citen i el resultat sempre és soprenent.

Espectacle premiat en la categoria d'adaptació/ dramatúrgia. Premis de la Crítica 2015

Crítica: Al nostre gust

22/11/2015

Las costuras de este patchwork están a medio coser, el resultado es demasiado inconexo

per Elisa Díez

Quizás comenzar diciendo que este patchwork de historias y de personajes de diferentes autores y épocas no ha sido demasiado de "el me gust" sería hacerle un flaco favor al montaje, que no busca tanto impactar como entretener. Con dos niveles de lectura, para aquellos espectadores avispados y fanáticos que vayan reconociendo uno por uno a los diferentes personajes que ante ellos se muestran, y otros, el espectador medio, que se deje de pamplinas y simplemente esté para el discursos independientemente de quien sea el mediador que lo pronuncie. 

A medio camino entre unos y otros, descifrando algunos de ellos, pero sin caer en la decepción por ser incapaz de ver a otros, intento buscarle una especie de sentido al montaje, un homenaje al teatro que le gusta a Oriol Broggi, al teatro en general, se ha visto, caramelo presente. Pero aún leyendo el subtítulo del espectáculo: "a les víctimes de l'esperança i l'optimisme" no veo qué relación guardan entre sí los diferentes personajes.

Quizás no sea justo valorar un espectáculo del cuál no has extraído todo su jugo bien por ignorancia, bien por falta de voluntad pero la vida y el teatro no está hechos para que todo el mundo llegue a las múltiples lecturas que de bien seguro se propuso Oriol Broggi al crearlo. Pero la mía, personal e intransferible, es que las costuras de este patchwork están a medio coser, el resultado es demasiado inconexo.

Eso sí, siempre habrá que agradecerle a Broggi haberle dado un papel dramático a Laura Aubert, demasiado centrada en lo cómico y al que lo dramático le sienta como un guante, nos transmite el dolor y hace que nos pongamos en su piel. Sólo dura un instante, ¡pero qué instante! Más agradecimientos, la incorporación de un gran Toni Gomila, de bien sabido que el salalt ayuda, o al menos a mi, me invita a aplaudir, pero Gomila demuestra que más allá del mallorquín hay tablas y eso se nota. Por último destacar el monólogo final de Montse Vellvehí, que según me chivan uno de esos frikis teatrales es un relato (sin todavía traducción) de Wajdi Mouawad y que es una autentica delicia para los oídos. (...)

Trivial