Cobi Curro Naranjito

informació obra



Intèrprets:
Laura Pau
Companyia:
The Feliuettes
Direcció:
Martí Torras, Mole Wetherell
Músics:
Gerard Sesé, Ferran Vilajosana
Autoria:
Mole Wetherell
Sinopsi:

Benvinguts al Bar Cobi Curro Naranjito, -antic Casa Mary-, un bar de carretera en un punt indeterminat de la Ctra Nacional II entre Massanet de la Selva i los Monegros. Les tres filles i “mitja” de la Mary i del Francisco regenten la fonda que van heretar de la seva difunta mare, i ho han disposat tot per rebre les mascotes més cèlebres del passat, organitzant el T.I.M.O. 2017: La Trobada Internacional de Mascotes Oblidades. Una convenció on es retroben totes les mascotes esportives i corporatives per fer teràpia col·lectiva, recordar vells temps i fer un viatge al passat.
Però les tres filles i mitja només tenen un únic objectiu: Conèixer el seu pare.
L’home que un dia va ser Cobi, Curro, Naranjito.
Una espectacle que és una comèdia, un musical, un cabaret i un retorn al passat, amb l’humor més absurd que trobareu a la cartellera, de la mà de tres grans actrius còmiques: la Laia Alsina, la Maria Cirici i la Laura Pau, que canten i ballen al ritme de la música original de Gerard Sesé, interpretada en directe.
Un espectacle amarat de diversió, gamberrisme i nostàlgia a parts iguals, ple de referències, personatges, cançons, sèries, pelis,…perquè qui hagi viscut als 80 i 90 sap que van ser dècades de llums i contrastos...com la infantesa de Cobi Curro Naranjito.

Crítica: Cobi Curro Naranjito

16/01/2018

¡Qué felices que éramos!

per Elisa Díez

(...)

The Feliuettes siguen siendo fieles a su esencia y vuelven a crear un espectáculo gamberro donde hacen disfrutar mucho y más a la generación que ya ha cumplido los treinta.

La dramaturgia es un compendio imposible de aquellos años, en lo que no éramos conscientes de lo que vivíamos ni de cómo aquello te marca para siempre. Ahora desde nuestros yo del futuro ver un montaje de estas características es como que te disparen con una metralleta. ¡Qué descarga de energía!

(...)

Desde el primer segundo, con esa entrada magnífica que hace sentir a los espectadores como en casa, los intérpretes te hacen vivir su propia historia, es un viaje compartido. Es la mejor parte del montaje, sentir que tu eres parte de ese todo, que a pesar de tener padre, siempre buscas esa figura de ser superior y mágico que pierdes cuando te haces mayor y dejas de creer en cuentos mágicos.

Pero no nos dejemos llevar por la nostalgia, el exceso de elementos le juega una mala pasada al montaje. Se ha forzado al límite la máquina y el resultado es desigual. Una entrega fantástica de las intérpretes que se queda diluida entre un mar que quiere abarcar todo y que abusa de la carcajada fácil.

(...)