Paradís

informació obra



Autor:
Martí Torras, Divinas, Christopher Marlowe, Piotr Ilitx Txaikovski
Intèrprets:
Carla Mora (soprano), Irene Ruíz (mezzo-soprano), Marta Mora (contralto)
Músics:
Cesc Miralta / Juli Aymí (clarinetista), Federico Mazzanti (pianista)
Companyia:
Parking Shakespeare, Ballet Nacional de Moscou
Coreografia:
Carla Móra, Vanesa Domínguez
Vestuari:
Mon Alós
Caracterització:
Mon Alós
Escenografia:
Martí Torras, Albert Manubens
So:
Pere Albiñana
Vídeo:
Josep Bayo
Sinopsi:

En plena postguerra, la Rosa i la Carmeta, dues coristes que havien format part del “Paradís”, una companyia ambulant de varietés que havia revolucionat mig país amb la grandesa de les seves actuacions, malviuen ara del record d’aquell passat gloriós i continuen viatjant poble a poble, només acompanyades de dos músics, actuant clandestinament per a quatre gats, en descampats i altres llocs miserables. La necessitat i la gana no en tenen prou amb les seves danses i cançons, i mentres esperen a aquell empresari del  “Paral.lelu” que vingui a rescatar-les, la prostitució no deixa de ser un altre dels mitjans per sobreviure.

Enmig de tota aquesta sordidesa allunyada del glamour d’abans, reben la visita d’una noieta que voldria cantar al  Paradís. És la Purita, una noia ingènua, beata i sacrificada, que té una idea molt equivocada del Paradís que ha vingut a actuar al seu poble. La Rosa veu en la seva innocència un auguri de bona sort per a la companyia, i decideix ensenyarli a cantar i ballar, per convertir-la en una nova estrella del Paradís.

Quan apareixen les tres noies a escena amb aquella música en directe, tot es transforma, i la gent del poble es deixa caure pel Paradís. Tot el què era miserable i decadent, es converteix en bellesa i horror a parts iguals. Perquè l’engany i la perversió d’un membre de la comunitat demana un preu molt alt. I la sort es paga.


Crítica: Paradís

05/01/2015

Las armoniosas y bellas voces de las Divinas sacan los colores y la alegría a la España de la posguerra

per Imma Fernández

Viajan al pasado con sus exquisitas y armonizadas voces, y un contagioso entusiasmo en la maleta. Pasaron por el París de la segunda guerra mundial (Enchanté!) y los Estados Unidos de los años 30 (Sing! sing! sing! y Chocolat!), hilvanando entre canción y canción historias de supervivencia. En su último montaje, Paradís, el trío se queda en casa y saca los colores y la alegría a la deprimida España de la posguerra. Ellas son las hermanas Carla y Marta Móra e Irene Ruiz, acompañadas de un clarinetista y un pianista que se integran en el montaje, dirigido por Martí Torras. Se han instalado en la Sala Muntaner hasta el 25 de enero coincidiendo con el 10º aniversario de la compañía.
Paradís cuenta las miserias, con el descenso al infierno de la prostitución incluido, de una troupe de variedades para la que pasaron los días de gloria. Malviven de pueblo en pueblo, actuando para cuatro gatos. Una historia sencilla y triste de ayer y de hoy –el texto es de Marilia Samper–, pero que al ritmo del cancionero patrio y revestida con pinceladas de comedia hace que el espectador salga con los ánimos por las nubes.

 El trío juega con el contraste de voces y de personajes, desde el perfil más cómico y payaso de Carla Móra a una brillante Ruiz que desborda sensualidad. A ritmo de pasodoble, cuplé, copla o tango rescatan la banda sonora del franquismo y el vestuario de batas de cola, plumas, visos... Son una veintena de títulos que llevan a su terreno, entre ellos La bien pagá, Volver, La tarara, Francisco Alegre, El vestir d’en Pasqual, Campanera o El còctel de l’amor. 
Muy efectista resulta la utilización de unas cortinas de tul que, con un juego de luces, recrea los dos mundos de las artistas: el pel davant i pel darrera. Así, a las alegres actuaciones de las coristas ante su público les suceden los dramas y discusiones entre bastidores. Al final, la platea se une a la festiva recuperación de los hits de antaño.

Trivial