Ricard III

informació obra



Dramatúrgia:
Lluïsa Cunillé
Escenografia:
Lluc Castells, Jose Novoa
Vídeo:
Franc Aleu
Vestuari:
María Araujo
Il·luminació:
Ignasi Camprodon
So:
Jordi Bonet
Caracterització:
Àngels Palomar
Assesor de moviment:
Oscar Valsecchi
Ajudant de direcció:
Albert Arribas
Producció:
Teatre Nacional de Catalunya
Intèrprets:
Roger Casamajor, Jordi Collet, Antoni Comas, Carme Elias, Oriol Genís, Robert González, Lluís Homar, Joel Joan, Lina Lambert, Albert Prat, Anna Sahun, Aina Sánchez, Julieta Serrano, Oscar Valsecchi
Direcció:
Xavier Albertí
Autor:
Carles Santos, a partir de Joan Brossa, Jordi Oriol, a partir de Joan Brossa
Sinopsi:

Lluís Homar es posa a la pell del rei més controvertit entre tots els grans personatges creats pel monstre de Stratford, per protagonitzar aquest magnètic viatge al fons de l’ànima humana i al dolor que poden causar les dificultats d’acceptar la pròpia identitat. Un periple colpidor, amb una teatralitat explosiva hereva dels grans retaules dramàtics medievals.
L’ascensió imparable d’un ésser marginat a causa de les deformitats físiques, que amb el seu afany insaciable de poder arribarà a ocupar el tron d’Anglaterra fins que s’acabarà trobant atrapat en el remolí dels seus propis buits, disposat a oferir tot el regne per un simple cavall que li permeti continuar la seva lluita.

Finalista a actor (Lluís Homar) al Premi de la Crítica 2017

Premi de la Crítica 2017 a vestuari (Maria Araujo)

Finalista a espai sonor (Jordi Bonet) al Premi de la Crítica 2017

Crítica: Ricard III

09/06/2017

Juego de trono

per Alba Cuenca Sánchez

Múltiples personajes, manipulaciones, engaños, traiciones y muertes. Con sus tragedias, Shakespeare era el George R. Martin del siglo XVI. Y así lo vemos en Ricard III, un clásico protagonizado por un malo malísimo en el truculento camino que emprende hacia la corona.

Xavier Albertí recupera el tono magnificente de la obra en un gran montaje con 14 actores en escena y todos los medios de la sala gran del TNC. Se nota que Albertí juega en casa y sabe explotar los recursos del espacio, por más que los problemas de sonido sigan siendo su punto débil. La escenografía de Lluc Castells y Jose Novoa junto a la iluminación de Ignasi Camprodon crean una puesta en escena impactante, fría, escéptica y atemporal, pero muy atractiva y espectacular.

También en el vestuario de María Araujo y en los movimientos de los personajes vemos unas capas llenas de simbolismo. Ante la quietud y el inmovilismo del resto de personajes, vestidos de negro, solo Ricard se mueve, removiendo los hilos a su antojo. Y también su vestuario es el único que cambia el tono oscuro, una representación de su ascenso progresivo tanto en la escala del poder como en la de la horterada.

De todos los actores, el lucimiento de Lluís Homar queda altamente destacado. Dejamos de ver ese registro grandilocuente al que nos tiene más acostumbrados para entrar en el de un hombre enfermizo, tosco e indeseable. Sin embargo, cuando más sobresale su actuación es en el final, momento en el que se muestra derrotado y se despoja de su armadura para mostrar su vulnerabilidad.

Hasta ese momento, nos indignamos y cuestionamos cada avance del malvado. ¿Cómo es posible tanta manipulación y mentira? ¿Cómo puede esconderse tan bien el lobo bajo la piel del cordero? ¿Y cómo nadie puede descubrirle y parar sus planes? Pero basta con salir del teatro y mirar a determinados sucesos de nuestros días o de nuestro pasado para darnos cuenta de que la ficción no está tan alejada de la realidad. Y por eso las cuestiones universales de la obra de Shakespeare siguen vigente. Porque factores como el miedo, el egoísmo o el deseo de poder son atemporalmente humanos.