Les feres de Shakespeare

informació obra



Adaptació:
Ariadna Pastor
Composició musical:
Ariadna Cabiró
Direcció:
Adrià Aubert
Intèrprets:
Laura Aubert, Lloll Bertran, Maria Cirici, Mariona Castillo, Ricard Farré, Laura Pau, Lluna Pindado, Arnau Puig, Jordi Vidal
Companyia:
T de Teatre
Autor:
Denise Despeyroux
Sinopsi:

Som a Pàdua, Itàlia, el 1594. El sol brilla i la foscor de l’edat mitjana queda lluny. L’home comença a sospitar que la terra és rodona, ha descobert Amèrica i fins i tot el clítoris. El progrés, l’art i la ciència envaeixen uns carrers pavimentats de nou. “La llibertat de Pàdua és universal per a tothom”, proclama el lema de la universitat local. Però entre escultures de marbre polit i cortines de seda fina, descobrim una societat ancorada en el passat, fonamentada en el patriarcat i els valors medievals. L’home és el centre i mesura de totes les coses. Quin és, però, el lloc de la dona?

Per poder trencar amb el paper que els ha tocat interpretar i erigir-se en allò que decideixen ser, a les dones només els queda una opció: desplegar la seva fúria. Aquesta és una història brutal sobre tres dones, Caterina, Bianca i Lucenzia, que a través de la seva intel·ligència, el seu valor i la seva determinació aconseguiran transformar el seu destí. Lucenzia es disfressa d’home i arriba a Pàdua per poder estudiar a la universitat. Bianca inicia un nou camí per descobrir la seva identitat. I Caterina es rebel·la contra un casament forçat i emprèn una lluita per alliberar-se del seu botxí.

La companyia barcelonina Els Pirates Teatre presenta la tercera adaptació d’una comèdia de Shakespeare després de Somni d’una nit d’estiu i Nit de Reis (o el que vulgueu). La música, la complicitat amb el públic, el dinamisme i un estil directe i sincer apropen els clàssics al públic actual. Fidels a la seva trajectòria i propers a la tradició del teatre anglosaxó, els actors i músics sorprenen els espectadors amb la seva versatilitat, entrega i alegria. Aquest cop, la dramaturga i traductora Ariadna Pastor i la compositora Ariadna Cabiró, donen la volta al clàssic l’Amansiment de la fúria, de William Shakespeare. És una reflexió punyent, divertida i necessària sobre la identitat, els rols de gènere, els anhels, els somnis, la raó i el coneixement. Això sí! Ara portada a escena des del punt de vista de les dones.


Crítica: Les feres de Shakespeare

01/08/2019

Dialogar con Shakespeare a través de la música

per Alba Cuenca Sánchez

Si pudiéramos hablar con Shakespeare, ¿qué le diríamos? Algunos le agradecerían su escritura, destacarían su riqueza de vocabulario, la picaresca de su humor y la universalidad de los sentimientos que representa. Otros seguramente le criticarían la misoginia, la debilidad y sumisión de sus personajes femeninos, creadas como meros accesorios decorativos de unos héroes y unos villanos posesivos y competitivos. Els Pirates Teatre le dicen todo esto. Y lo hacen cantando.

La puesta en escena de una de las obras más machistas del bardo llega de la mano de Adrià Aubert y su troupe siguiendo la estela que ya iniciaron en sus otras versiones del autor. Uno de sus sellos inconfundibles es la música, que esta vez cuenta con melódicas composiciones de Ariadna Cabiró y con dinámicas y compositivas coreografías de Anna Romaní. Las canciones resuenan como la respuesta de la compañía a los versos del inglés. Cuando Shakespeare dice que los hombres deben instruir a las mujeres, ellas las usan para aprender sobre sexualidad. Si Petruccio obliga a Caterina a darle la razón en cualquier estupidez que afirme, ella canta sobre Galileo y su E pur si muove. Y si el renacimiento pone al hombre al centro, las mujeres reclaman ser también protagonistas.

Como en El somni d'una nit d'estiu los cambios de sexo de los personajes consiguen, además de un reparto igualitario, introducir una relación lésbica y dotar de poder a las mujeres más sumisas. Además, vuelven a hacer gala de uno de los puntos fuertes del grupo: La capacidad de recitar las palabras del clásico cambiándoles el significado a través de la acción y la intención. Lo hicieron en el final de Nit de reis, cuando Viola y Sebastià escapan con estupor mientras Orsino anuncia en el último parlamento lo felices que serán todos juntos. Y lo hacen ahora con el tan cuestionable discurso final de Caterina, recitado por la siempre potente Laura Aubert desde el más punzante de los sarcasmos.

La adaptación de Ariadna Pastor acaba repartiendo el protagonismo entre las cuatro mujeres jóvenes, dispuestas a rebotarse contra todo lo que las oprime. Además de Aubert, pluriempleada entre interpretar a su personaje y tocar el contrabajo con el resto de músicos, cabe destacar los papeles de Mariona Castillo y Laura Pau, quienes añaden a la lucha una pizpireta y maravillosa gracilidad. Y también a Lluna Pindado, a cuya Bianca nada le queda de aquella chica dócil y frágil que podría vislumbrarse en el texto original. La quinta mujer es la estrella invitada: Lloll Bertran (en mi función Maria Cirici) con un doble papel más independiente del resto pensado sobre todo para que se luzca en un estilo más cabaretero.

La escenografía de Enric Romaní parte de la sencillez que acompaña la compañía con pragmatismo y sobriedad. Uno de los grandes riesgos del montaje, primera incursión de Els Pirates en un teatro de gran formato, era perder esa proximidad tan íntima que conseguían en salas como el Maldà, l’Escenari Brossa o el Teatre Akadèmia. Lo cierto es que suplen las grandes dimensiones con una pasarela en medio del patio de butacas y con momentos en los que los actores ocupan la platea e interactúan con el público, evadiéndose así la sensación de lejanía al menos en la primera mitad de la sala.

Los Pirates hacen así posible un diálogo entre el clásico y el ahora sin perder el buen rollismo de sus montajes, esa sensación de ver un equipo que disfruta de lo que hace, con una energía desbordante y una absoluta complicidad. Una propuesta entretenida y reivindicativa que consigue fluir también en grandes espacios.