tauberbach

informació obra



Companyia:
Münchner Kammerspiele / les ballets C de la B
Producció:
Münchner Kammerspiele, les ballets C de la B, NTGent, Théâtre National de Chaillot (París), l’Opéra de Lille, KVS (Brussel·les), Torinodanza, La Bâtie-Festival de Genève
Autor:
Alain Platel
Direcció:
Alain Platel
Dramatúrgia:
Koen Tachelet, Hildegard De Vuyst
Intèrprets:
Bérengère Bodin, Elie Tass, Elsie de Brauw, Lisi Estaras, Romeu Runa, Ross McCormack
Direcció Musical:
Steven Prengels
Escenografia:
Alain Platel i les ballets C de la B
Vestuari:
Teresa Vergho
Il·luminació:
Carlo Bourguignon
So:
Bartold Uyttersprot
Sinopsi:

Un dels grans referents de la dansa contemporània posa a treballar plegats una actriu i cinc ballarins en una proposta que pren com a protagonista el personatge real d’una dona esquizofrènica que viu en un abocador.

Alain Platel investiga, des del 2006, el que anomena “dansa bastarda”, que es produeix, segons explica, quan els ballarins exploren aquelles àrees de la ment que no s’han vist afectades per la civilització. Aquest cop ho fa partint de dues fonts d’inspiració: una, el projecte Tauber Bach de l’artista polonès Artur Zmijewski, que va proposar a un grup de sords cantar música de Bach tal com la percebien. I l’altra, el documental Estamira, de Marcos Prado, que se centra en una dona esquizofrènica que sobreviu en un abocador de Rio de Janeiro. El personatge interpretat per Elsie de Brauw, una actriu extraordinària que és un dels grans noms de l’escena neerlandesa, està inspirat en aquesta dona singular, Estamira, que malgrat la malaltia mental que pateix té una personalitat carismàtica, planteja conceptes filosòfics de gran interès i ha estat capaç de crear un llenguatge propi per tal de comunicar-se amb el seu entorn. L’acompanyen, en un paisatge escenogràfic format per piles de roba, cinc ballarins que donen vida a criatures primitives que es mouen gairebé per instint, habitants d’un món apocalíptic en el qual moviments espasmòdics realitzats a l’uníson o una melodia de Bach o Mozart cantada en escena pels artistes constitueixen els únics vestigis d’una civilització perduda fa molt de temps.

Crítica: tauberbach

12/07/2014

El paraíso en un basurero

per Juan Carlos Olivares

¿Es posible un último y brillante rastro de humanidad en un basurero? Un sí contundente. Aunque haya que cambiar todos los parámetros usuales para validar el concepto de humanidad. Todos los argumentos están en Tauberbach, la coreografía de Alain Platel que hasta mañana eleva aún más la atractiva oferta de danza –o como se quiera etiquetar- de esta edición del Grec. Un espectáculo que relata con la anarquía propia de este creador la integración de una mujer (la formidable actriz Elsie de Brauw) en una comunidad en simbiosis con los restos de la civilización. Un paisaje de ropas y trapos abandonados donde seres que veríamos como primitivos –casi han perdido el don del habla– generan poesía desde la más absoluta libertad del que ya no tiene ataduras con lo que una vez fue un mundo reglado. Seres entre la infancia, la animalidad y ese orden inteligible para terceros que gestiona las emociones y sus reacciones entre las personas que han perdido el contacto con la realidad y la sustituyen por otra propia. Pero en ese mundo alternativo existe la belleza, la musicalidad, el deseo, la necesidad de juego y diversión. Y cada uno es libre para expresarlo a su manera, aunque todos coinciden en esa personal manera de Platel de concebir el movimiento como un gesto autónomo que interactúa con el intérprete como si éste fuera un simple espectador, una mirada exterior, de la autarquía gestual del cuerpo. Un viaje hacia un nuevo estado mental y emocional que se expresa también con la paulatina desaparición de una voz -¿quién la escucha realmente?, ¿para quién son sus sentencias y órdenes?– que posee la misma monocorde y meliflua amenaza de la voz de HAL, el computador central de la nave de 2001 de Kubrick. Un dios metálico derrocado por la armonía caótica de los olvidados. Quizá es el camino de regreso al paraíso.