Falsestuff

informació obra



Direcció:
Nao Albet , Marcel Borràs
Intèrprets:
Nao Albet, Marcel Borràs, Naby Dakhli, Jango Edwards, Thomas Kasebacher, Romy Louise Lauwers, Victor Lauwers, Diana Sakalauskaite
Vestuari:
Paula Ventura
Producció:
Teatre Nacional de Catalunya, Grec 2018 Festival de Barcelona
Autor:
Giuseppe Verdi
Direcció Musical:
Renato Palumbo
Sinopsi:

A l’exterior d’una nau industrial als afores d’alguna ciutat a l’est d’Europa, una parella de policies espia des del seu cotxe els estranys moviments que tenen lloc dins del recinte. Tenen l’objectiu de descobrir la identitat d’un multidisciplinari criminal relacionat amb el món de l’art contemporani.

A mesura que avanci la investigació, cada cop resultarà més difícil desxifrar el ball de pistes falsificades, fins al punt que acabarà sent impossible dilucidar qui està fent teatre en aquesta farsa, i quina realitat s’hi amaga al darrere.

Nao Albet, finalista a música original/ adaptada als Premis de la Crítica 2018

Finalista Crítica Jove als Premis de la Crítica 2018

Crítica: Falsestuff

05/07/2018

Fake forgers

per Alba Cuenca Sánchez

Para hablar de Falsestuff, me resulta inevitable recordar Atraco, paliza y muerte en Agbanäspach, obra de 2013 que los jovencísimos Nao Albet y Marcel Borras representaron en la misma sala pequeña del TNC.  Y es que el que fue el último trabajo de la compañía T6 tiene mucho que ver con el que ahora nos ocupa. Retomamos los elementos metateatrales, las estridencias, las influencias cinematográficas, el humor negro, los giros de guion y el formato espectacular. Teatro rápido, fresco y gamberro en el que el nada es lo que parece vuelve a ser norma. Puro estilo Nao&Marcel.

En esta ocasión pero, Falsestuff es también un juego de forma. El enigmático Boris Kaczynski, encarnado por el cómico americano Jango Edwards con una espontaneidad muy ligada a su personalidad y carisma, busca por venganza al misterioso falsificador André Féikiévich. A medida que se encuentra con varios de sus colaboradores, estos le representan la vida de André desde su infancia hasta el momento presente, otorgando a cada etapa un formato escénico distinto. Vemos danza contemporánea – de la mano de la bailarina Sau-Ching Wong-, videocreación en directo al estilo Agrupación Señor Serrano, un western musical, una farsa teatral, un discurso expositivo y hasta un coloquio postfunción a mitad de la misma. No es gratuito que los creadores compartan escenario con un equipo multidisciplinar internacional. En total, 9 artistas que interpretan más de 40 personajes en 11 idiomas distintos, todos ellos sobretitulados en una puesta en escena complejísima y espectacular. Las luces, los grandes decorados –con escenografía de Adrià Pinar encolaboración con Oscar van der Put-, la música y la voz en directo, los extravagantes y múltiples vestuarios –ideados por Vera Moles en colaboración con Maria Gasa– y el uso de los espacios, platea y telón incluidos –qué pena que este último cada vez se utilice en menos obras-, contribuyen a mantener la atención de un sorprendido espectador que lo largo de los recortables 190 minutos de espectáculo entiende que cualquier nueva vuelta de tuerca es posible.

Sin embargo, y una vez más, Nao y Marcel van más allá de crear un simple divertimento superficial. Bajo muchas capas de pintura, pelucas, pistolas y canciones vemos un cuestionamiento parecido al de hace 5 años. Una reflexión filosófica sobre el acto creativo, sobre los límites de la ficción y de la realidad y sobre el valor de lo falso, especialmente vigente en tiempos de fake news y viralización.

Por si todo esto fuera poco, Falsestuff es también un auto-homenaje a la trayectoria del dúo. Los espectadores habituales de la pareja verán muchos guiños a sus anteriores montajes. Por ejemplo, Boris Kaczynski comparte nombre con el famoso productor de Atraco... al que interpretaba Sergi Belbel. Más hay que agudizar el oído para escuchar la breve mención a la performer Kapravof, el personaje encarnado por Laia Costa en la citada función. Otro ejemplo, aunque seguro que hay más: los collarines blancos llevan Nao y Marcel en algunos de sus múltiples personajes recuerdan sospechosamente al atuendo “filosofer” de Los esqueiters.

Con todo, Marcel y Nao lo han vuelto a hacer. La pareja de creadores vuelven a sorprendernos en múltiples carambolas, giros, embustes, trampas, trolas, cuentos y engaños. Un juego de falsedades con el que conquistan una y otra vez a sus espectadores y que rejuvenece la platea de los grandes teatros. ¡Larga vida pues a los falsos falsificadores!