Liceistes i cruzados

informació obra



Autor:
Serafí Pitarra
Direcció:
Jordi Prat i Coll
Intèrprets:
Jordi Banacolocha, Francesc Ferrer, Camilo García, Berta Giraut, Oriol Guinart, Anna Moliner, Jordi Vidal, Pep Sais, Pau Viñals
Direcció Musical:
Andreu Gallén
Músics:
Andreu Gallén
Il·luminació:
Ignasi Camprodon
Vestuari:
Miriam Compte
Escenografia:
Ricard Prat
Producció:
TNC
Sinopsi:

El nou clima polític de l’any 1833 va eliminar els privilegis del Teatre de la Santa Creu, que havia tingut un monopoli absolut en el teatre fet a Barcelona, ja que fins aquell moment la llei concedia el control sobre les representacions teatrals als eclesiàstics de l’hospital de cada ciutat. Aquesta flexibilització de la normativa escènica va propiciar el naixement de nous teatres que dinamitzarien la vida cultural de la ciutat i, alhora, va determinar que el Teatre de la Santa Creu adoptés el nom de Teatre Principal, amb la voluntat de marcar distàncies respecte de les noves sales.

L’ebullició amb què va néixer una nova cultura urbana en la qual el teatre esdevindria una de les principals atraccions de l’oci ciutadà, es va traduir en apassionades disputes entre partidaris del teatre vell i del nou. La rivalitat més paradigmàtica en aquest sentit va ser segurament l’enfrontament entre «liceistes» i «cruzados», entre partidaris del nou Teatre del Liceu i de l’antic Teatre de la Santa Creu. L’extraordinari retrat satíric que va fer Pitarra d’aquesta disputa a la seva obra Liceistes i cruzados ens dóna el testimoni brillant d’un moment fonamental en el naixement de la nova cultura catalana.

Crítica: Liceistes i cruzados

17/05/2014

La ópera vista desde el espectador.

per Enid Negrete

La ópera vista desde el espectador.

Hubo una vez una Barcelona dividida pero extraña y maravillosamente, no por ideas políticas, ni por movimientos sociales, sino por diferencias de gustos operísticos. Eso que parece tan raro es tan cierto como que hubo una época en que las mujeres no escogían libremente a sus compañeros de vida o que en toda la historia de la ópera ha habido los mismos fanáticos enloquecidos por oír cantar y actuar de una manera especial y única.

Hay una obra que habla precisamente de todo eso: encuentros y desencuentro amorosos, padres irracionales, batallas de fanatismos y lo hace de una manera divertida y con un lenguaje muy interesante. Una propuesta escénica que deja al descubierto una comedia que retrata y ridiculiza todo lo que sigue siendo vigente en el espectador de la ópera: nuestras ridiculeces, nuestros excesos y nuestra pasión. El excelente trabajo de Anna Moliner como protagónica destaca por encima de un muy buen reparto, donde sólo puede señalarse que quizá los criados llegaron a un exceso de tono fársico.

Habrá muy pocas veces que se rían tanto como con este trabajo teatral, que además sorprende por la producción y el montaje cuando se trata de una lectura dramatizada.


Trivial